Relatos de Kolimá IV, de Varlam Shalámov

Cuarta entrega de las seis que terminará publicando la editorial Minúscula en traducción de Ricardo San Vicente, profesor de ruso en la Universidad de Barcelona. Shalámov (1907-1982) continúa ahondando en su deportación a los campos de concentración soviéticos:

“Del cielo blanquecino, turbio, algo siniestro y monocolor, caía una lluvia fría y fina. Las colinas desnudas, sin árboles, rocosas y algo verdes, se alzaban frente a nosotros, y en las hondonadas que las separaban, justo a sus pies, se tejían deshilachadas unas nubes de un gris sucio. Como si las trizas de una enorme manta cubrieran aquel lúgubre lugar montañoso. Lo recuerdo bien: me sentía completamente tranquilo, dispuesto a lo que fuera, pero sin quererlo el corazón me empezó a palpitar y después se me encogió. Y apartando los ojos pensé: ‘Aquí nos han traído a morir’.”

[Del relato “El muelle del infierno”.]

Luego añade:

“[…] el desprecio por la propiedad privada era algo que se nos había inculcado hasta la saciedad.”

Inculcado, naturalmente, por quienes gobiernan y deciden acerca de la vida de sus súbditos como si el país fuera su propiedad privada.

Indispensable como los tres anteriores.

Recomendaciones literarias para Navidad 2010 y Reyes 2011

Últimamente no he recomendado mucho por motivos obvios, pero el último compendio de recomendaciones fue hace seis meses. De ahí que se hayan acumulado unos cuantos títulos. Ahí van:

Cómic: Watchmen, de Moore y Gibbons

Literatura griega moderna en catalán: Escrits o Mitologia personal, de Andreas Embirikos

Nueva traducción de El Doctor Zhivago, de Borís Pasternak

La trilogía de Smaïl: Vivir me mata, París-Casablanca y La Pasión según Smaïl

Culminación de la trilogía de Bánffy: El reino dividido

Zombis a gogó: La plaga de los zombis

Clásico: El cielo protector, de Paul Bowles

Relatos: La noche de la conspiración de la pólvora, de Juan Antonio Masoliver Ródenas

De un autor interesante y desconocido: Camino nocturno, de Ludwig Höhl

Otra de Zamiatin: La inundación

Tercer volumen de los Relatos de Kolimá, de Shalámov

Cuento de Ricardo Menéndez Salmón: “Los caballos azules”

Relatos de Kolimá III, de Varlam Shalámov

La editorial Minúscula, de nuevo en traducción de Ricardo San Vicente, nos presenta a Varlam Shalámov (Vólogda, 1907-Moscú, 1982) y sus cuentos desde el infierno gélido de los campos de concentración soviéticos. Con este volumen, subtitulado El artista de la pala, llevamos tres de los seis. El drama seguirá.

Esta vez tenemos veintiocho relatos en casi 500 páginas. Continúa llamando la atención la falta de compañerismo entre presos. Y es que se hacía lo que fuera por sobrevivir, de modo que el peligro mayor no provenía de los guardias sino del resto de condenados, como el narrador vivió en sus propias carnes.

El noveno relato merece una mención aparte, toda vez que se intitula “RUR”, como la obra teatral de Karel Čapek. Shalámov genera un paralelismo entre la Compañía de Régimen Intensivo (RUR en ruso, o Rota Usílennogo Rezhima) y la pieza del checo, que trata de robots que suplantan a la especie humana. A vueltas con la deshumanización de los presos en esas condiciones, señala:

“No, no éramos robots. En la insensibilidad metálica de los robots hay algo de humano.” [Página 97.]

La traducción es buena, aunque se nota que la lengua materna de San Vicente es el ruso. No en vano nació allí.

Relatos de Kolimá II, de Varlam Shalámov

Segunda entrega de los Relatos de Kolimá, de Varlam Shalámov, traducidos por Ricardo San Vicente y publicados por Minúscula. La editorial aún tiene que publicar los cuatro restantes, de modo que será la primera vez que se presente el ciclo completo en lengua española.

Como dije al hablar de la primera parte, Shalámov estuvo preso en Kolimá. Tras su liberación, se volcó en la escritura de las docenas de relatos que componen el ciclo. El horror no se puede olvidar, pero a veces la mejor terapia es ponerlo por escrito, al alcance de todo aquel que se interese por lo sucedido, en lugar de limitarse a dejarlo pasar.

El subtítulo de esta parte es La orilla izquierda. Veinticinco relatos con el sufrimiento como eje. Especialmente impactante la narración de la reaparición de la lepra en la URSS en tiempos tan recientes como los posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Imprescindible.