Recomendaciones literarias para el Sant Jordi 2009

El próximo 23 de abril tendremos otra vez el Día Mundial del Libro. Se supone que hacen descuentos y bla bla bla. Recopilo las recomendaciones hechas en los últimos meses:

Autobiografía: Un pedigrí, de Patrick Modiano (Anagrama)

Bicentenario del nacimiento de Edgar Allan Poe: Todos los cuentos 1 (Galaxia Gutenberg)

Ciencia ficción espacial: Odisea, de Jack McDevitt (La Factoría de Ideas)

Clásico contemporáneo: En el camino, de Jack Kerouac (Anagrama)

Clásico ilustrado: El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde (Galaxia Gutenberg)

Ensayo biográfico: Mal de escuela, de Daniel Pennac (Mondadori)

Infierno de hielo: Relatos de Kolimá I, de Varlam Shalámov (Minúscula)

La primera novela de Rudyard Kipling: La luz fallida (El Olivo Azul)

Literatura del holocausto: Sin flores ni coronas, de Odette Elina (Periférica)

Los cuentos de toda la vida: Cuentos de hadas, de Charles Perrault (Rey Lear)

Micronovela: Vida del risueño maestrillo Maria Wuz de Auenthal, de Jean Paul (Velecío)

Negra: La pérdida de la razón, de Horacio Vázquez-Rial (Ediciones B)

Nueva traducción de un clásico descatalogado: Un lugar en la cumbre, de John Braine (Impedimenta)

Obra maestra olvidada: Las nuevas mil y una noches, de Robert Louis Stevenson (Alba)

Primera traducción en español: Lo infraordinario, de Georges Perec (Impedimenta)

Relato de George Sand: Cora (Velecío)

Teoría dramática: Bambi contra Godzilla, de David Mamet (Alba)

Traducción mía al catalán: La Konstantina i les teranyines, de Alki Zei (Cruïlla)

Recomendaciones literarias para el 23 de abril, Día Mundial del Libro

Más conocido en Cataluña por Sant Jordi, o sea, San Jorge. Las ventas de libros en Cataluña se dispararán pasado mañana. Comprarán incluso quienes no leen, que ya es decir, impelidos por los descuentos que ofrecen las librerías y por la cosa esa de “no quedar mal”. Algo similar sucederá en otras partes, principalmente Madrid (creo), pero a otra escala.

Dado que ir de compras literarias a ciegas va a ser un suicidio este próximo miércoles, voy a hacer unas cuantas recomendaciones para aquéllos que anden tan perdidos que se vean obligados a tener en cuenta los puntos de vista de un analfabeto funcional como yo. Pongo epígrafes a vuela pluma, recapitulando algunos de los libros que he tratado desde diciembre, cuando redacté las recomendaciones literarias de Navidad y Reyes.

Cartas de viajes: La vida en México, de Frances Erskine Inglis (Rey Lear)

Clásico contemporáneo serbocroata: El Kapo, de Alexandar Tišma (Acantilado)

Cuentos: Los amantes de Toledo y otras historias insólitas, de Villiers de l’Isle-Adam (El Cobre)

De la editorial que nos patrocina en 2008: La luz que se apaga, de Rudyard Kipling (El Cobre)

De un grande fenecido el año pasado: El castillo en el bosque, de Norman Mailer (Anagrama)

De una exiliada croata: El Ministerio del Dolor, de Dubravka Ugrešić (Anagrama)

Diario: Diario de 1945, de Joseph Goebbels (La Esfera de los Libros)

Dos novelas breves en un volumen: Help a él, de Rodolfo Enrique Fogwill (Periférica)

Drama biográfico: La ciencia del adiós, de Elisabetta Rasy (Alianza)

Edición conmemorativa de un clásico: El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad (Galaxia Gutenberg)

Ensayo: Herejes, de G.K. Chesterton (El Cobre)

La primera novela del Proyecto Seléucida: El desorden, de Juan Carlos Girauta (Belacqua)

Literatura de viajes: Londres, de Henry James (Alhena)

Memorias del cerco a Sarajevo: Postales desde la tumba, de Emir Suljagić (Galaxia Gutenberg)

Micronovela: El socio, de Joseph Conrad (Artemisa)

Narración de primera mano de la Guerra de Cuba: Heridas bajo la lluvia, de Stephen Crane (Rey Lear)

Novela llevada al cine recientemente: Los crímenes de Oxford, de Guillermo Martínez (Booket)

Obra maestra rusa: La pulga de acero, de Nikolái Leskov (Impedimenta)

Shakespeare en versión cuento: El Rey Lear, de Charles Lamb (Rey Lear)

Y el Proyecto Seléucida cumple un año

Tal día como hoy de 2007, el Proyecto Seléucida se puso en marcha. Después de madurar la idea, mi amigo informático y yo decidimos abrir camino con un blog que fuera, al mismo tiempo, agencia literaria; o, de otro modo, una agencia que fuera un blog. Una innovación arriesgada, pero funciona: en febrero de 2008 publicamos El desorden, de Juan Carlos Girauta, en Belacqua (Grupo Norma para América), y en mayo saldrá Cómo destruir ángeles, de Sergi Puertas, en Cahoba.

La chispa del proyecto saltó cuando vi la forma en que diversos profesionales del sector, sea cual sea el trabajo que desempeñen, tratan a los autores desconocidos: pueden tardar seis meses en decirles si sus novelas les interesan, suponiendo que terminen contestándoles. Por eso me propuse cambiar el mecanismo y contestar en una semana. Siempre. El tiempo es precioso, y no quiero que nadie lo pierda por mí.

Así, este año hemos resistido los embates de la basura literaria con vuestra ayuda, sin olvidar elementos frikis imprescindibles como Godzilla o Carnosaur. Os estamos infinitamente agradecidos por vuestra paciencia, y como recapitulación formularé la lista de las que han sido, en mi opinión, las entradas más interesantes que he escrito, al margen de lo que diga el sistema automático de medición de popularidad que se refleja en la barra lateral. Por orden cronológico natural:

Flores para Algernon, de Daniel Keyes

La fricada de la semana (IV): origen etimológico de la palabra ‘friki’

Acerca de Nocilla Dream, de Agustín Fernández Mallo

Blade Runner: The Final Cut, en el Festival de Cine Fantástico de Sitges

De Bram Stoker a Richard Matheson

La tarea del crítico

La imagen como principio: de Mary Shelley a C.S. Lewis

El hígado y el bazo: de Baudelaire a Benjamin pasando por Kipling

Lengua de cultura y lengua global

Reformulación de la lista de las diez peores novelas del milenio en lengua española

Además, os comunico que estamos actualizando el blog a la última versión de WordPress. Lleva tiempo, pero esperamos terminar antes de la segunda quincena de mayo. Si observáis algún problema, seguramente se deba a eso.