Notas acerca de The Beautiful and Damned, de F. Scott Fitzgerald

Afirma David Lodge en el capítulo dedicado a los nombres en su The Art of Fiction que:

«In a novel names are never neutral. They always signify, if it is only ordinariness. Comic, satiric or didactic writers can afford to be exuberantly inventive, or obviously allegorical, in their naming (Thwackum, Pumblechook, Pilgrim). Realistic novelists favour mundane names with appropriate connotations (Emma Woodhouse, Adam Bede).»

Y entonces lees The Beautiful and Damned de Fitzgerald y te topas con esto:

«Early in his career Adam Patch had married an anaemic lady of thirty, Alicia Withers […]».

Nótese que el apellido de la anémica es la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo to wither, que significa «marchitarse». Muy hábil, Francis.

Anuncios

4 pensamientos en “Notas acerca de The Beautiful and Damned, de F. Scott Fitzgerald

  1. ¿Y lo de Tolkien qué? Él mismo decía que algunos de sus nombres estaban elegidos para significar algo, y que por lo tanto tenían que adaptarse en las traducciones, y otros no, eran sólo nombres sin significado. Pero claro, eso la gente no lo sabe ni tiene forma de adivinarlo, así que hay cábalas de todo tipo.

Los comentarios están cerrados.