Sanidad pública, prestaciones por desempleo y pensiones en Singapur

Me han preguntado varias veces cómo funcionan en Singapur los tres elementos que dan título a esta entrada, mas no tenía información suficiente. Ahora que la tengo, daré cuenta pero únicamente a grandes rasgos dado que muchos detalles burocráticos se me escapan.

Empecemos por las prestaciones por desempleo. No hay. Ya está. Pasemos a la sanidad pública. En teoría existe para ciudadanos y residentes permanentes. En la práctica existe sólo para los ciudadanos necesitados. No es que funcione mal sino que hay que comprender lo que esta gente quiere decir con la expresión public healthcare.

En Singapur el tinglado público principal se llama CPF (Central Provident Fund). Todo ciudadano que no sea profesional autónomo y todo residente permanente debe aparcar una parte pequeña del sueldo anual en una cuenta personal en dicho organismo, que rinde al 2,5%, si no me equivoco. Se supone que no tocas ese dinero hasta que te jubilas, momento en el cual te lo devuelven todo de golpe y tú te apañas hasta que te vas al otro mundo (téngase en cuenta, sin embargo, que aquí te jubilas cuando quieres). Pero en realidad, al cabo de unos pocos años cotizando, los ahorros públicos ya se pueden usar de estas otras dos maneras: 1) retiras una parte si la necesitas para comprarte un piso de protección oficial o pagarte estudios que decides cursar cuando ya eres un adulto hecho y derecho; 2) necesitas pagar facturas sanitarias.

Es decir, el dinero que tienes en tu cuenta del CPF es tu seguridad social particular, toda vez que ésta no es universal. El Estado no te pagará nada con el dinero de otros contribuyentes a menos que estés sumido en la pobreza y necesites ayuda especial. De ahí que la mayoría de singapurenses se haga un seguro privado: prefiere tocar lo menos posible el dinero desviado al CPF porque ese dinero tiene que convertirse en su pensión de jubilación pública, que como ya he dicho se cobra generalmente de golpe. Con todo, dado que proliferan los casos de jubilados de clase media-baja arruinados en casinos ilegales, se está estudiando la posibilidad de identificar a esta gente en función de factores de riesgo antes de que se jubile. Así, se le pagaría la pensión en cuotas anuales para que no hiciera el animal.

¿Y los precios? Usaré dólares singapurenses directamente para ilustrar la cuestión (1$ = 0,6€; una comida decente te cuesta 5$). El tejido mercantil local se basa en las docenas de centros comerciales inmensos presentes por doquier, sobre todo adyacentes a las estaciones de metro, hasta tal punto que es normal tener el médico privado de cabecera o el dentista en un centro comercial.

DSC04257

[Centro comercial junto a una estación de metro. Los rascacielos que se ven al fondo son pisos de protección oficial.]

Si necesitas un análisis de sangre o te resfrías y ves que requieres antibióticos, expectorante y baja laboral te pasas por cualquiera de estos general practitioners. La visita, los medicamentos y la baja te costarán unos 60$. Una visita rutinaria al dentista te costará 100$. Para algo más serio, como un caso que conozco de extracción de fibromas en el útero con anestesia total y una noche de hospital, la cuenta se va a los 21.000$ (12.000$ para la cirujana, 3.000 para la anestesista y el resto como gastos de hospitalización).

Singapur es una de esas rarezas que no encajan en los esquemas mentales de tantos europeos que no han entendido ni qué es la socialdemocracia ni qué es el liberalismo clásico (neolib… zzzzzzzz…). Aquí los impuestos directos son muy bajos (en 2011 pagué, al cambio, 300€ de impuesto anual por un sueldo de 24.000€) mientras que los indirectos suben y bajan dependiendo de qué compres y cuándo lo compres. Por ejemplo, el alcohol y el tabaco valen el doble que en España y el impuesto de circulación de un coche normalito te puede costar 30.000€ por década, dependiendo de las fluctuaciones del mercado. Cabe añadir que tres de cada cuatro viviendas son de protección oficial, algo impensable en otras latitudes que pasan por ser socialdemócratas sólo porque abruman al personal con impuestos directos mucho más altos.

Anuncios

5 pensamientos en “Sanidad pública, prestaciones por desempleo y pensiones en Singapur

  1. Presumo que los singapurenses no deben de ir al médico por un vulgar resfriado, si de verdad les sale por 36 euros, y que sólo irán cuando se sientan realmente enfermos. Ya pasa aquí, y no nos cobran.

    Aparte, lo de nuestra Sanidad Pública lo tengo atravesado, especialmente ahora que un tío mío está esperando una operación para un tumor en el estómago. Deberían haberlo puesto en lista de espera hace ya un tiempo, pero la burrocracia (sic, quiero decirlo exactamente con dos erres) ha descuidado su inclusión en esta. También me atraviesa esa opinión de que como no pagamos la consulta médica, la SP es gratis, cosa que no sólo podría ser en la Arcadia y en Utopía, y ni así.

    • Si eres ciudadano (no hay residentes permanentes con un sueldo tan bajo) se supone que tienes tu seguro privado que se ocupa de lo que haga falta. Y si te cubre sólo una parte, pagas la otra parte con tu CPF.

Los comentarios están cerrados.