Reseña breve de Las doce sillas, de Ilf y Petrov

Os voy a contar un chiste.

Esto es un barcelonés que compra libros. Al cabo de casi trece años, se da cuenta de que no los ha leído.

No, no era un chiste. De hecho, la solapa conserva la etiqueta pegada: “La Central, 08/07/2000, 3.800 pts/22,84 €”. Aún te cobraban en cifras como 22,84€.

A lo que iba. Ilf y Petrov, o lo que es lo mismo, Iliá Arnóldovich Fáinzilberg (1897-1937) y Yevgueni Petróvich Katáyev (1903-1942), nacieron en Odesa y se dedicaron tanto al periodismo como a la novela satírica. No he leído que sufrieran bajo el estalinismo, por lo que deduzco que tuvieron más suerte que otros de sus colegas.

La trama de Las doce sillas (Acantilado) gira alrededor de tres estafadores que quieren hacerse con las joyas que una aristócrata rusa ocultó en una de las sillas que dan título al libro para que no cayeran en manos de los bolcheviques. Supongo que en ruso y en su momento (1928) sería la leche, pero para mi gusto la obra ha envejecido lo justo para que se quede en divertida, no muy divertida. Además, hay cosas que no sé cómo cogerlas: ¿son errores de traducción de Helena-Diana Moradell? Por ejemplo, en la página 168 leemos:

“El rostro de Gavrilin se parecía a un nabo bien cepillado. Sus ojos estaban llenos de malicia.”

Lo de cepillar un nabo no lo pillo, y desde luego la segunda frase está mal porque en español lo correcto sería “tenía los ojos llenos de malicia” u otra fórmula parecida que evitase el uso impropio de pronombres posesivos. De todos modos, el texto fluye bien a grandes rasgos.

Reconozco que veía venir, hasta cierto punto, el final, no en los detalles sino en las líneas más generales. No obstante, ciertos giros argumentales me han sorprendido gratamente, toda vez que me temía que los autores hubieran caído en convencionalismos. Concluyo: recomendable.

Anuncios

3 pensamientos en “Reseña breve de Las doce sillas, de Ilf y Petrov

Los comentarios están cerrados.