Cómo funciona el sistema educativo en Singapur

La estirpe de mandamases que lleva casi medio siglo rigiendo la República de Singapur, archipiélago independiente de Malasia desde el 9 de agosto de 1965, se propuso dar un salto adelante a principios de la década de los setenta. El objetivo era colocar un puerto cochambroso que ni los malasios querían (de ahí que les abrieran la puerta a la secesión) al nivel de Hong Kong, Londres o Nueva York. Dado que Singapur no es más que una ciudad-Estado sin espacio para el desarrollo de tangibles, estaba llamada a convertirse, a cualquier precio, en una joya de los intangibles en medio de marasmos de corrupción como Tailandia, Indonesia y Filipinas. Y lo consiguió. Singapur tiene actualmente 5,3 millones de habitantes en 710km cuadrados. El 40% de la población es extranjera y el 15% millonaria. El índice de desempleo ronda el 2% y, desgraciadamente, la xenofobia sube porque la oposición (izquierda china) no quiere a más extranjeros. Por cierto, los extranjeros que trabajan en el país con cualquiera de los varios permisos de trabajo existentes (en otras palabras: los que no gozan del estatus de residente permanente) no tienen derecho a seguridad social ni a pensión de jubilación.

Los tres puntos clave para atraer inversiones foráneas masivas y crear de la nada una clase media nativa fueron la seguridad jurídica (erradicación de la corrupción e implantación de leyes duras y claras, pena de muerte incluida), la generación de un ambiente favorable a los negocios (burocracia mínima e impuestos bajos) y la instauración de un sistema educativo público meritocrático basado en la lengua inglesa, lo único que une a los descendientes de los distintos grupos de inmigrantes que configuran sociológicamente el país. Dichos descendientes pasaron a ser, a partir de la independencia y con todo derecho, ciudadanos del nuevo Estado. Es decir, mano de obra india y china traída por el Imperio Británico sumada a los nativos musulmanes de habla malaya y javanesa. Cualquiera que lea un poco entre líneas entiende que Singapur es un polvorín de lenguas, religiones y razas, como lo demuestran los graves disturbios callejeros que hubo en los 50 y 60. De ahí que los sindicatos sean de papel y las huelgas y las manifestaciones estén contempladas en la teoría pero prohibidas en la práctica.

Ya me he referido otras veces a la mentalidad estajanovista, singapurense en particular y asiática en general, en relación con los estudios, de modo que no me voy a repetir. Prefiero revisar brevemente, a modo de introducción, los resultados del informe PISA de 2009 (no he hallado otro más reciente). Entre paréntesis incluyo, si está disponible, el gasto en educación del país en cuestión como porcentaje del PIB en ese mismo año según el Banco Mundial:

Matemáticas: 1º Shangái, 2º Singapur (3,3%), 3º Hong Kong (4,5%), 4º Corea del Sur (5%), 5º República de China (el nombre oficial de lo que popularmente llamamos Taiwán), 6º Finlandia (6,8%)… 34º España (5%).

Ciencias: 1º Shangái, 2º Finlandia, 3º Hong Kong, 4º Singapur, 5º Japón, 6º Corea del Sur… 36º España.

Lectura: 1º Shangái, 2º Corea del Sur, 3º Finlandia, 4º Hong Kong, 5º Singapur, 6º Canadá (5%)… 33º España.

Creo que no hace falta aclarar nada. Quien quiera entender, que entienda. Paso a resumir el sistema hasta donde mis conocimientos alcanzan.

La escolarización obligatoria empieza en el parvulario de los 4 a los 6 años, sigue con seis años de primaria de los 6 a los 12 años y termina con cuatro años de secundaria de los 12 a los 16 (fotografía de una escuela pública; vista una, vistas todas, puesto que son idénticas). Los tipos de escuelas, ya desde el parvulario, son los mismos que hay en España: pública (llamada government school), concertada (autonomous), privada (private, aún sujeta al currículo nacional) e internacional (international: la británica, la australiana, etc.). Por ley, un alumno singapurense no puede asistir a una escuela internacional, mientras que en España cualquiera que se lo pueda pagar puede enviar a sus hijos a una. Por otro lado, en Singapur es legal que instruyas a tus hijos en casa (homeschooling) si te lo puedes permitir, aunque creo que los padres que tiran por ahí los llevan en realidad a escuelas privadas que arriendan aulas a grupos externos reducidos. Hasta los 16 años todos los alumnos que no estén en el antedicho régimen casero van de uniforme. Las niñas musulmanas sólo pueden cubrirse si van a una privada confesional.

La educación es en inglés, la única lengua oficial del país. Luego hay tres lenguas eminentes, llamadas mother tongues: mandarín, malayo y tamil. Todos los alumnos deben estudiar una de esas tres lenguas desde primaria, a menos que los padres soliciten por escrito la exención. Aquí reina la casuística más extrema: por ejemplo, si el crío es musulmán se supone que estudiará malayo, pero si es musulmán indio, lo normal es que estudie tamil. Complicación: ¿qué pasa si es musulmán indio de origen malabar o punjabi o gujarati? Quizá el gobierno lo eximirá de estudiar una segunda lengua. De todos modos, muchos padres ven el bilingüismo como una ventaja (estoy de acuerdo) y quieren que la progenie estudie otra lengua, sea cual sea y al margen de consideranciones religiosas.

El paso de la primaria a la secundaria se regula mediante un examen llamado PSLE (Primary School Leaving Examination). Es una especie de Selectividad pero a los 12 años. En función de los resultados, los alumnos pasarán a secundaria en una de las tres vías siguientes: Express, NA (Normal Academic) o NT (Normal Technical). Como repetiré más abajo, la mayoría de los Express terminará entrando en la universidad, mientras que la mayoría de NA y NT terminará en la formación profesional o en la técnica, respectivamente, salvo quien decida ponerse a trabajar a los 16 años. Aunque esta discriminación parezca muy bestia para una mentalidad europea socialdemócrata, hay que tener en cuenta que no sólo funciona a la perfección para crear elites intelectuales sino que es permeable: si un alumno NT se esfuerza, tiene tiempo de trepar y saltar al nivel Express, del mismo modo que un mal alumno Express puede caer al nivel NA en dos años. El sistema es meritocrático y hay tiempo para corregir errores. Cuatro años de secundaria son una eternidad. Añado desde mi experiencia como antiguo maestro de Analytical Thinking en parvulario, primaria y secundaria que en Singapur apenas se percibe ese problema tan común en la secundaria española: alumnos malos que sabotean las clases e impiden que los buenos aprendan, precisamente porque los buenos y los malos no se mezclan. Hay alumnos saboteadores, sin duda, pero raramente fastidian a quienes desean estudiar de verdad.

Una prestación intelectual espectacular que ofrece el sistema público singapurense durante los cuatro años de secundaria es la posibilidad de estudiar una tercera lengua. A dicho programa sólo tiene acceso el 10% superior de cada promoción de PSLE, es decir, los mejores de entre los Express, llamados a devenir trilingües. Las lenguas que se ofrecen son alemán, español, francés y japonés. ¿Os imagináis algo así en España? Yo tampoco.

DSC02741

[En las columnas, paredes y muros de las escuelas públicas y concertadas tanto de primaria cuanto de secundaria se machacan continuamente los valores de esfuerzo y disciplina que el gobierno quiere inculcar. Otro ejemplo a continuación.]

DSC01624

Otra prestación envidiable de las escuelas públicas singapurenses es el fondo anual destinado a lo que les plazca. Disponen de dinero público para gastar en lo que consideren oportuno sin tener que rendir cuentas a nadie. Por ejemplo, un hablante de ruso con alguna titulación pertinente puede ofrecer sus servivios como profesor de ruso en cualquier escuela. Si al director le hace gracia y por casualidades de la vida hay alumnos que quieren aprender ruso, lo contratarán como autónomo.

Terminada la secundaria a los 16 años, los alumnos que no se insertan directamente en el mercado laboral pasan otra Selectividad, llamada O Levels (“O” por “Ordinary”), que lleva a tres salidas: normalmente los Express irán al Junior College de los 16 a los 18 (bachillerato preuniversitario), mientras que los NA y NT se pondrán a trabajar o pasarán, respectivamente, a la formación profesional (polytechnic school de tres años: ingenierías técnicas, mercadotecnia, etc.) o formación técnica en el ITE (Institute of Technical Education: peluquería, cocina, etc.). Vayamos por partes.

De los Junior Colleges no tengo nada que decir más allá de que los alumnos aún visten de uniforme y que, cuando terminan a los 18 años, pasan una tercera Selectividad llamada A Levels (“A” de “Advanced”). Si obtienen buenas notas, entrarán en universidades públicas o concertadas singapurenses. Si no, en la única privada que hay o se marcharán a estudiar a universidades extranjeras, siempre que sus padres se las puedan pagar. Los destinos habituales son Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y la costa oeste de Canadá y los Estados Unidos.

Por lo que se refiere a la formación profesional, hay cinco entidades: Temasek Polytechnic, Singapore Polytechnic, Ngee Ann Polytechnic, Nanyang Polytechnic y Republic Polytechnic. Tuve una entrevista laboral en una de ellas y aluciné porque el campus era mejor que el de cualquier universidad española (aquí una foto del campus de la Temasek para que veáis de qué hablo). Del ITE no hay mucho que decir. Sé que también van de uniforme, dado que he visto a chicas en el metro vestidas todas iguales con el logotipo “ITE” en el pecho.

Termino mencionando las seis universidades singapurenses. Son la NUS (National University of Singapore, pública y en la elite mundial), la NTU (Nanyang Technological University, también pública y en la elite mundial), la SMU (Singapore Management University, concertada de mucho prestigio en el sudeste asiático), la UniSIM (Singapore Institute of Management, privada y totalmente a distancia), la SIT (Singapore Institute of Technology, pública) y la SUTD (Singapore University of Technology and Design, concertada). No puedes dar clase en la misma universidad donde te has doctorado. Un filtro contra la endogamia impensable en España. Y así nos va y nos seguirá yendo por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

25 pensamientos en “Cómo funciona el sistema educativo en Singapur

  1. En España nunca se ha apostado verdaderamente por una Educación pública de calidad, aquí los mandamases de turno, hijos de la oligarquía franquista, siempre han llevado a sus retoños a colegios “de pago” (para no mezclarse con la chusma que vota cada cuatrienio).

    Entre nosotros la cultura del esfuerzo y del ahorro nunca ha terminado de arraigar, es cierto, aunque tengo la impresión de que hace 30-40 años había más sensatez y más aprecio por la cultura, aunque el índice oficial de analfabetismo fuese muy superior al actual.

    Aquí el “cambio” es quitar a un cantamañanas para poner a otro peor si cabe, que prometía acabar con la crisis y crear tres millones y medio de empleos por arte de birlibirloque…

  2. Vaya por delante que el sistema singapurés es obviamente excelente, pero haces ciertos comentarios, Seleucus, inexactos.

    -Eso de la “mentalidad socialdemócrata” no lo comprendo. En Alemania, los socialdemócratas han gobernado muchas veces pero la educación secundaria empieza y establece diversas rutas, ¡¡a los diez años!! Antes incluso que los singapurenses, ¡fíjate tú! http://en.wikipedia.org/wiki/Education_in_Germany#Primary_education
    Cierto es que los socialdemócratas prefieren escuelas no separadas, aunque su argumento es que los entornos competitivos favorecerían a todos los alumnos. El problema español de la educación es lo que decían varios de mis profesores, que se malinterpretó que la educación fuera obligatoria hasta los 16 con que todos estudiaran lo mismo y, como dicen en matemáticas, estudiando el límite inferior. Para ellos, el sistema BUP y COU debía cambiar para que la educación fuera hasta los 16, como en casi toda Europa, pero el nivel de las asignaturas no tenía por qué bajar, ni mucho menos.
    De todos modos, los posibles errores relacionados con la discriminación/elección ocurrirán antes o después, porque claro está que no todos nos dedicamos a lo mismo. Por ejemplo, yo estudié química, pero tampoco me habría disgustado física, o matemáticas, o incluso las filologías me gustan. Mientras el sistema sea flexible y sea posible cambiar, amén de que haya buena educación para adultos, se podrán subsanar. Y hablo por experiencia propia, una tía mía se ha sacado la carrera de Historia del Arte con más de cincuenta años después de hacer el bachiller.

    -Ahora no sé qué habrá porque los cambios en educación son continuos, pero cuando hice el Bachiller sí había que estudiar un tercer idioma, quisieras que no. Eso sí, como eran dos años, te tocaban dos años en los que dabas una lengua sin nivel serio y que, para colmo de males, les quitaba horas al inglés y a las otras asignaturas de selectividad (eran los años del número loco de asignaturas). Yo escogí francés y puedo llegar a entender noticias y, por ejemplo, un fragmento de una novela de Houellebecq abierto al azar, pero no es ni de lejos como mi nivel de inglés. Supongo que la mayoría salió sin aprender nada, porque en un Máster subvencionado comprobé que mi nivel de inglés era altísimo comparado con el resto de alumnos. Sólo dos chicas, aparte de mí, sabían hablar, pero algunos no sabían ni conjugar “to be”, ¡como para saber un tercer idioma!
    Vamos, que sí lo hacemos, pero mal y para quedar “bien” en la UE.

    -Sí, me llamó la atención que dieras clase en tantos centros públicos, porque en España hay que sacarse unas oposiciones. Desde luego, puede ser beneficioso. La idea contra la endogamia me parece buena, siempre que sea posible.

    Bien mirado, creo que soy más crítico que tú.

  3. Vale, lo he buscado y la verdad es que no es tan alta como esperaba. La gente se suicida un poco más que en ESpaña.

  4. No, Singapur no tiene el índice de suicidios de Japón, aunque las vías del metro no son accesibles desde el andén. Si te quieres matar debes saltar un parapeto de metro setenta.

    No, cuidado. Los profesores también pasan oposiciones o algo similar. Yo trabajaba para una empresa privada que vendía su programa educativo a las escuelas.

  5. Pingback: Lecturas de Domingo | Maven Trap

  6. Curioso que lo primero que se les ocurre a tantos españoles cuando ven un lugar donde se trabaja es el suicidio. Antes muerto que trabajador, debe ser. Y así nos va.

  7. Hola, quiero comentar algunas cosas:

    -Según tu artículo, el 15% de la población de Singapur es millonaria ¿significa eso que es un país con grandes desigualdades sociales donde los ricos son muy ricos y los pobres son muy pobres, o por el contrario es como Mónaco o Marbella y ese 85% restante es simplemente de clase media?

    -Hablas de que la xenofobia está subiendo porque la izquierda no quiere más extranjeros. Sin embargo, ¿esa xenofobia es hacia todos (incluyendo los blancos), o por el contrario es sólo hacia los que vienen de países pobres mientras que a los occidentales se les recibe bien?
    En cualquier caso es curioso (aunque comprensible) que sea la izquierda la que promueve la xenofobia, aquí en España se considera (de forma hasta cierto punto ilógica) que la xenofobia es de derechas y que recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos es de izquierdas.

    -Me parece un poco fuerte que los extranjeros no tengan derecho a Seguridad Social ni a pensión de jubilación. Porque mientras trabajen allí ¿acaso no cotizan igual que los nativos? Una cosa es que a la hora de presentarse a un puesto de trabajo tengan preferencia los nativos, y otra cosa distinta es que se te nieguen unas prestaciones sociales que has estado pagando sea cual sea tu origen. Por ejemplo, yo en España defiendo que a la hora de contratar a alguien deberían tener preferencia los españoles, pero también entiendo que un inmigrante que haya cotizado más de X años tiene el mismo derecho a la sanidad que cualquier español.

    -Se habla mucho de lo “meritocrático” que es el sistema educativo de Singapur ¿pero qué clase de mérito? porque en España el problema del sistema educativo no creo que sea la falta de meritocracia sino la estrechez y el mal enfoque de la misma, es decir que de todos los méritos posibles sólo se valora uno: hincar codos y repetir como un loro, mientras que otros méritos como razonar y ser inteligente no se tienen en cuenta. ¿Cómo es Singapur en este aspecto?

    -¿Las huelgas y las manifestaciones están prohibidas? entonces da igual que tengan el mejor sistema educativo del mundo, que si no se respetan los derechos y libertades más basicas, ese país no puede ser de ningún modo un ejemplo a seguir. Claro, si en Singapur hay un 15% de millonarios, por supuesto no les interesa que los demás puedan hacer ruido. Por eso preguntaba si el resto de la población es pobre o no.

    -Veo que al igual que en España, hay escuelas públicas, concertadas y privadas. Y es curioso porque se suele decir que uno de los motivos de que Finlandia sea uno de los primeros países del mundo en educación es el hecho de que casi el 100% de las escuelas son públicas, mientras que Singapur siendo otro de los primeros del mundo contradice ese modelo y se asemeja más al modelo español que tan malos resultados nos da a nosotros.

    -¿Está prohibido por ley que un nativo de Singapur vaya por ejemplo a un colegio británico? ¿y eso qué lógica tiene?
    ¿Y cómo se realiza el “homeschooling”? ¿les enseñan los propios padres o contratan a profesores particulares que vayan a su casa?

    -Hablas de NA y NT que van a formación profesional o a formación técnica respectivamente ¿cual es la diferencia entre ambas?

    -He podido leer que el acceso a una tercera lengua se restringe a sólo el 10% que saque mejores notas, pero yo eso no lo veo muy lógico, porque uno puede ser muy malo en matemáticas y biología pero ser muy bueno con los idiomas y viceversa.

    -Pones un par de enlaces a fotos de las escuelas y universidades de Singapur y sin duda se ven espectaculares, pero a veces detrás de una bonita imagen se puede esconder un mundo injusto y terrible, yo eso lo he vivido en empresas donde he trabajado y a veces las que tenían sus edificios de cristal, sus suelos de moqueta, sus mesas de madera y sus sillas ergonómicas eran luego las más enemigas del talento.

    -¿Cual es el problema de que uno pueda dar clase en la misma universidad en la que se ha doctorado?

    -Y ya por último: en el programa Salvados de La Sexta hay un episodio en el que comparan el sistema educativo español con el finlandés, y al final del episodio hay un español residente en Finlandia que dice que en Singapur los buenos resultados se deben a que los niños se ponen a trabajar con 9 años ¿qué me puedes decir al respecto?

    Un saludo.

  8. Hola. Entiendo que te interesa el tema. Iré por partes:

    1. No hay mucha pobreza extrema en Singapur porque con 2% de índice de desempleo todo el mundo tiene trabajo (la jubilación es voluntaria), por no mencionar que el 75% de la vivienda es de protección oficial. Pero la clase media aún está en construcción. No es como en Europa Occidental, los EEUU o Canadá.

    2. Es xenofobia contra todos.

    3. Si no tienes derecho a la SS ni a la pensión de jubilación, pagas menos que los demás. Ten en cuenta que las pensiones son de capitalización pública, no piramidales como las españolas.

    4. El mérito de las notas, claro. Aquí si no hincas los codos no pasas. No tengo la impresión de que en España sea así, por lo que me cuentan amigos y familiares que trabajan en la educación. Sin embargo, tú lo ves de otro modo.

    5. Eso depende de si consideras que manifestaciones y huelgas son derechos, y, en todo caso, de qué tipo. Pero eso es una cuestión filosófica de largo trecho. Al grano: aquí están prohibidas porque en una isla de 700km cuadrados el caos se extendería muy rápido. Si algo dejaron claro los disturbios raciales y religiosos de los 50 es que aquí se matan a la mínima.

    6. El nivel de competencia de un sistema educativo no tiene nada que ver con que sea público o privado.

    7. Un ciudadano singapurense no puede ir a una escuela internacional por un motivo tan claro como interesadamente ocultado: quieren asegurarse de que los nativos desarrollen un sentido de pertenencia al país por encima de raza, lengua o religión. Singapur está en construcción, literalmente, y la xenofobia antes mencionada se explica en gran parte por la falta de madurez. La escolarización en casa o en otro sitio se la paga quien quiere y puede con profesores particulares. Pedagógicamente me parece una burrada, pero mira, que cada uno haga lo que quiera mientras no toque las narices a los demás.

    8. Quizá las palabras que he elegio en español sean confusas. La formación profesional sería la equivalente a la FP española de antes. La otra tiene menos categoría y es menos abstracta (cocina, peluquería, etc.).

    9. Cierto, pero de algún modo más o menos razonable tienes que organizar el sarao en un Estado contemporáneo, y se considera que así se forma una elite excelente en todos los campos por igual.

    10. Sí, tambén me ha pasado, sin ir más lejos en la empresa que me trajo a Singapur para dar clase en las escuelas públicas y concertadas de aquí.

    11. Nepotismo. Se terminan convocando plazas que ya llevan el nombre de uno de los candidatos, como es habitual en España.

    12. ¿Trabajar a los 9 años? No, esto no es Vietnam. Hace décadas que aquí no trabaja nadie a los 9 años. Cuando la clase media está madura ese fenómeno desaparece.

    • Sin ser telépata, y por tanto incapaz de leer la mente del amigo Maullante, creo que su comentario sobre el punto 4 va en otro sentido. Para poner un ejemplo fácil, nuestros funcionarios: en el enlace a continuación un conocido cuenta con gracia infinita el caso de una registradora de la propiedad con incapacidad, entre otras muchas, de entender un mapa, seguramente porque cree que hacia dónde cae el norte es algo relativo (palabras textuales). Como comenta el amigo, es absurdo que se dedique a un oficio así con semejante carencia, por mucho que se haya pasado unas oposiciones que demuestren que se sabe las leyes en versos alejandrinos.

      http://www.jubilomatinal.com/2013/02/burocracia-esoterica.html

      De ahí que Maullante comente lo de “repetir como un loro”. Que yo sepa decir que “los núcleos atómicos se componen de protones y de neutrones” no implica necesariamente que yo comprenda qué es un átomo o cuál es su núcleo.

      • Ozanúnest, efectivamente has entendido bien lo que dije en el punto 4 sobre repetir como un loro. Y el ejemplo que has puesto sobre los funcionarios españoles viene que ni pintado, porque a pesar de que no los mencioné antes, yo también los considero uno de los más claros ejemplos de repetir como un loro (al menos los típicos que trabajan en oficinas, otra cosa son los médicos, policías, bomberos y otros que hacen trabajos muy específicos y que suelen tener procesos de selección más completos). Y a los hechos me remito: mientras en la mayoría de las administraciones públicas españolas se entra por oposición pura y dura, en el Metro de Madrid se entra por test psicotécnico (en realidad es un proceso con varias fases, pero la verdadera criba es el test psicotécnico, y si pasas eso lo normal es que pases lo demás), y mientras las administraciones españolas siempre han destacado por su torpeza e ineficacia, el Metro de Madrid era uno de los mejores hasta que los políticos lo recortaron (de hecho su capital humano sigue siendo excelente). Y es que para progresar lo que se necesita son talentos, no discos rayados.

        Por eso vuelvo a hacer hincapié en la “meritocracia” y a preguntarme ¿qué clase de mérito? porque poniendo un ejemplo absurdo, tocar la guitarra con los pies también es todo un mérito, sin embargo eso no te hace mejor que otro que no lo sepa (salvo para montar un show).

    • 7-¿Por qué te parece una burrada pedagógicamente que un alumno de clase en casa en lugar de en el colegio?

      8-¿Se podría decir que la diferencia entre NA y NT es como en España entre hacer un módulo de Grado Superior, uno de Grado Medio o uno de Garantía Social?

      • Por lo que se refiere a la meritocracia, no puedo darte otra respuesta: cristaliza en los alumnos con notas más altas en un sistema educativo púlbico que está entre los seis mejores del mundo según el PISA 2009. No digo que el PISA sea la Biblia. Digo que según los estándares internacionales reconocidos ampliamente, eso es lo que hay y con eso tenemos que trabajar dadas las circunstancias.

        Si te sirve de algo, te paso el currículo de todas las asignaturas existentes en los Junior Colleges (es decir, bachillerato preuniversitario) públicos y concertados de Singapur. Esto es lo que estudian entre los 16 y los 18 años quienes sacan buenas notas en Secundaria y consiguen entrar:

        http://www.seab.gov.sg/aLevel/syllabus/schoolCandidates/2013_GCE_A.html

        7. No elegí bien el adverbio. Quería decir que sociológicamente me parece una burrada porque la vida es compleja y no ganas nada aislando a los críos de dicha complejidad, la cual se refleja perfectamente en una escuela mixta. Al fin y al cabo, la vida pública en los países normales es mixta. No hablo de Afganistán, donde un trabajador no tendrá de jefe a una mujer en su vida.

        8. No sé si nos hemos entendido. Express, NA y NT son las tres categorías de Secundaria (cuatro años, de los 12 a los 16). Aquí se ve lo que hablábamos de la meritocracia: un NT que espabile puede saltar a Express en tres años. Que la selectividad de los 12 años te vaya mal no impide que recuperes lo perdido si le echas ganas.

  9. Tienes razón, y de hecho en Singapur se trabaja mucho la memoria, lo cual no es un problema siempre que no vaya en detrimento del análisis y la síntesis. Y a veces va. Están intentando corregirlo pero no sé si lo conseguirán.

      • Bueno de eso se trataría en un modelo ideal: de que las materias de simple memorización y estudio fuesen reducidas en favor de aquellas que se basaran más en la inteligencia, para que así los alumnos inteligentes tuvieran las mayores probabilidades de sacar las mejores notas, que es lo lógico y lo justo. No como en Españistán.

  10. Sí, ya se que la meritocracia se basa en las notas que saques, pero lo que vengo diciendo todo el tiempo es que dentro de eso puede haber variaciones en la forma de obtener esas notas. Es como lo que dije ayer de los funcionarios con sus oposiciones y el metro de Madrid con sus test psicotécnicos: ambos sistemas son meritocráticos porque pasan los que saquen mejores notas, pero mientras en el primer caso lo que cuenta es repetir como un loro, en el segundo caso lo que cuenta son las capacidades intelectuales, que es algo mucho más valioso e importante.
    Echando un vistazo rápido al listado de asignaturas que me has linkado, no parece muy diferente del sistema educativo español, pero se me ocurre (que no lo se) que aun teniendo asignaturas similares, haya diferencias en la forma de impartirlas y evaluarlas, y que ahí pueda estar la diferencia entre un sistema educativo bueno y otro malo.
    Sobre el sistema educativo español (¿o debería decir españistano?) hay dos cosas claras: que es un sistema mediocre (y en eso creo que estamos todos de acuerdo), y que es un sistema en el que la inteligencia del alumno no supone prácticamente ninguna ventaja. Y me gustaría pensar que lo primero es consecuencia de lo segundo, pero para eso tendría que saber cómo son en este último aspecto (el de que la inteligencia suponga una ventaja) esos sistemas educativos que están en la élite mundial, como el de Singapur o el de Finlandia. Me suena haber leído que en el PISA cuenta más la inteligencia que los conocimientos puros y duros, y si realmente es así esto apoyaría mi postura.

    7-Respecto al homeschooling, puede que en la mayoría de los casos no sea bueno aislar a los alumnos, pero en ciertos casos puede que sea lo mejor. Por ejemplo si es un alumno que sufra bullying, como George McFly en Regreso al Futuro: http://www.youtube.com/watch?v=95_DB6GgLQs (a partir del segundo 20).
    Además, siempre se considera bueno que haya pocos alumnos por profesor, y concretamente si vas por ejemplo a una academia de inglés o de música, tener clases particulares es más caro y se considera mejor que tenerlas en grupo, así que del mismo modo se puede pensar que el homeschooling sea mejor desde el punto de vista educativo.
    El problema no es el homeschooling en sí, sino que sea caro y se convierta en un lujo reservado para los más ricos.

    • Bueno, el homeschooling siempre será caro por naturaleza. Si te viene un profesor a casa te cobra lo que quiere porque vive de eso. Es un sistema al margen ya de entrada. El precio sólo baja si se organiza en una escuela privada que alquila aulas por horas, como lo he visto hacer aquí: un grupo de padres contrata a profesores para sus hijos (no más de doce) y alquila el aula todos los días.

      • Lo suyo sería que si un alumno tiene dificultades sociales y/o pedagógicas el Estado le subvencionase el homeschooling, de forma que si uno sufre bullying, o tiene déficit de atención por hiperactividad o algún otro problema, pueda acceder a esta modalidad educativa con independencia de sus recursos económicos. Claro que en casos como el bullying el problema es la dificultad de demostrarlo, y si aun así se consigue demostrar entonces lo correcto es expulsar al agresor en lugar de aislar a la víctima.

      • Sí, el acoso escolar es un caso muy específico. Los niños a quienes conocí no tenían nada que ver con eso. De hecho, creo que todos eran católicos y que la escuela cuya aula alquilaban los padres era del Opus.

    • Sí es verdad que se parecen la mayoría de asignaturas, pero como le decía a Seleucus, que te enseñen a elaborar trabajos escritos y separen lengua y literatura revela un interés por la capacidad de expresión del alumno, justamente lo opuesto a repetir como loros. Por otro lado, que den “Química farmacéutica”, “Proteómica” y cómo montar una empresa da a entender que valoran mucho la práctica.

      Son matices, pero significativos.

  11. Curiosamente, a pesar del ejemplo de la funcionaria desnortada, es muy posible que la educación española moderna sea mucho menos memorística de lo que llegó a ser hace treinta años. En Historias de España, su autor comenta que se nota especialmente con la asignatura de historia, que pasó de ser una asignatura de memorizar hechos a ser “matematizada”, como él comenta.

  12. Pingback: Preguntitas | Castillos en el aire

  13. Hola Seleucus,
    Me gustaría escuchar tus comentarios sobre las posibles soluciones que España puede aprender del sistema educativo de Singapur.

    Gracias!

Los comentarios están cerrados.