Reseña de Vida de una mujer amorosa, de Ihara Saikaku

“Los antiguos decían: una mujer hermosa destroza la vida como un hacha”. ¿Cómo te vas a resistir a una novela que empieza así?

Sexto Piso ha tenido el acierto de publicar este clásico nipón del siglo XVII, desconocido para mí. Celebro los arrestos del editor, dado que los tiempos actuales no aparentan ser especialmente propicios para ponerse a imprimir una novela de Ihara Saikaku (1642-1693) acerca de la prostitución japonesa de la época.

La obra, de 241 páginas, se divide en seis libros divididos a su vez en varios capítulos. El armazón narrativo es maravilloso y entiendo que muy avanzado para la época, toda vez que aun cuando estemos hablando de un texto redactado hace más de trescientos años, le da mil vueltas a las payasadas que se publican mientras escribo estas líneas. El primer narrador, quizá más fantasmagórico que omnisciente, es un tipo que sigue a dos jóvenes por la calle para descubrir que visitan a una antigua prostituta, anciana ya, quien tomará el mando de la narración al mismo tiempo que el susodicho fantasma (¿acaso Ihara Saikaku en persona?) se desvanece para siempre.

A partir de aquí viviremos las aventuras y desventuras de una mujer metida a prostituta desde su adolescencia, algo al parecer habitual en el Japón de la época, si tenemos que tomarnos la obra como lo que parece ser: un fiel estudio sociológico de aquellos lares y tiempos. Sin ser demasiado explícito ni caer en vulgaridades, Saikaku disecciona los usos y costumbres del mundo de la prostitución nipona: cuántas castas había, qué cobraban, cómo se camelaban a los clientes, cómo se vestían, etc.

Mención aparte merece la construcción del personaje principal. Uno esperaría, quizá por contaminación narrativa contemporánea, que se presentara a la chica como víctima del sistema, empujada a una vida que en realidad no la satisface. Sin embargo, lo que tenemos entre manos es un pendón de primera que disfruta acostándose por dinero, regalos o posibilidad de ascenso social con quien sea necesario. En este sentido, se trata de una trepa pata negra y con mucha mala leche.

Cabe destacar que parte de la gracia de esta edición recae en las ilustraciones (que nadie se espante ni se entusiasme: no reproducen escenas sexuales). De ahí que no entienda por qué no hay información alguna sobre su procedencia. ¿De quién son? ¿De dónde han salido?

Traducción directa del japonés y casi excelente de Daniel Santillana, también responsable de las notas a pie de página. Las justas para iluminar al lector sin cansarlo.

Anuncios

3 pensamientos en “Reseña de Vida de una mujer amorosa, de Ihara Saikaku

  1. Celebro los arrestos del editor, dado que los tiempos actuales no aparentan ser especialmente propicios para ponerse a imprimir una novela de Ihara Saikaku (1642-1693) acerca de la prostitución japonesa de la época.
    Si lo dices por lo que ocurrió con Todas putas, de Hernán Migoya, no te preocupes porque fue una crítica movida por tejemanejes políticos. Entre los papeles del PP y la declaración de la renta de Rajoy, la literatura puede sentirse tranquila.

    El armazón narrativo es maravilloso y entiendo que muy avanzado para la época
    También La historia de Genji, del siglo XI, es defendida como la novela moderna más antigua (suena paradójico, incluso). En lo literario, los japoneses estuvieron muy adelantados.

  2. La de Genji la quiero leer pero no estoy seguro de que las traducciones españolas sean directas del japonés. Ni la catalana. Veré qué hay en inglés.

    Lo otro lo decía porque las ventas de libros se han desplomado, y si algo garantiza una novela como ésa es que no vendas nada. A menos que el personal se ilumine de pronto y cambie las sombras esas de Grey por un clásico picante como éste.

Los comentarios están cerrados.