La pérdida de las buenas costumbres

Escandalazo. La decadencia ya había empezado en tiempos de Tolstói:

“They all rose to greet Dolly. Vasenka only rose for a moment, and with the absence of politeness to women which is characteristic of modern young men, barely bowed and again continued his conversation, laughing at something.”

Anna Karenina, traducción de Louise y Aylmer Maude, Wordsworth Classics.

Anuncios

2 pensamientos en “La pérdida de las buenas costumbres

  1. ¡Eso son tonterías! La verdadera decadencia empezó con los asirios, como demuestra una tabla que ya se queja de los males de la época, como la corrupción, la falta de respeto y que Pérez-Reverte insulte a todo el mundo en sus columnas.

  2. Discrepo con vosotros. La decadencia empezó desde el primer ejemplar del Homo Sapiens Sapiens, cuando aún apenas daba para organizar débiles sociedades tribales. El primero fue un prohombre, aunque nada comparado con sus antecesores. Desde entonces, todo ha ido cuesta abajo. ¡Cuánto se quejaría ese hipotético hombre del asirio quejica!

Los comentarios están cerrados.