De San Pablo a Dostoyevski y C.S. Lewis

Un personaje de L’adolescent de Dostoyevski dice, en traducción catalana de Josep M. Güell para Proa:

“—Amic meu, estimar-se les persones tal com són és impossible. I tanmateix s’ha de fer.”

Dijo San Pablo que sin amor no somos nada y que debemos amar incondicionalmente, gratuitamente, al prójimo. Ahí está el meollo: que tengas que hacer algo que es imposible.

En la misma página, Dostoyevski enlaza la idea con algo que he discutido tanto con amigos como con asistentes a la conferencia que di en Singapur acerca de C.S. Lewis: la falsedad que se oculta en los propósitos generales. Dice el ruso por boca del mismo personaje:

“…’l’amor a la humanitat’ s’ha d’entendre només com aquella humanitat que tu mateix has creat dins la teva ànima (en altres paraules, t’has creat a tu mateix i t’estimes a tu mateix) i que per tant mai no existirà en realitat.”

Cuanto más abarca un propósito, cuanto más general es, más difícil deviene su concreción. De ahí que no haya que amar a la humanidad, que de hecho no existe más que como conjunto de individuos (categoría), sino al prójimo específico al cual puedes ver y tocar. Y de ahí que todos esos deseos de “paz en el mundo” y “que se acabe el hambre” sean tan kitsch e ideológicos como inútiles a menos que uno elimine militarmente a quienes impiden que haya paz y prosperidad (familias de dictadores en Corea del Norte, milicias criminales en Somalia, etc.). Tenía razón Walter Benjamin cuando dijo que todo documento de cultura es un documento de barbarie: la civilización se impone a hostias. Nada bueno es gratis.

Volvamos a Lewis. En su artículo clásico “Why I Am not a Pacifist”, escrito como conferencia durante la Segunda Guerra Mundial, el irlandés, veterano de la Primera Guerra Mundial, desarrolló lo siguiente: el hombre es indigente por naturaleza y el mundo es hostil; lo natural es tener que luchar para sobrevivir, y la paz no deja de ser una situación transitoria entre los momentos en que tienes que demostrar lo que vales; así, lo que importa de verdad es la libertad, no la paz, y si tienes que matar para ser libre, hazlo. En fin, todo lo contrario de los ideales imperantes hoy día.

Lewis también trató el asunto en su celebérrima The Screwtape Letters. Pero ésa es otra historia.

Anuncios

3 pensamientos en “De San Pablo a Dostoyevski y C.S. Lewis

  1. Yo también creo que varios de los deseos de los buenistas son imposibles y, por el grado de ñoñería con que se expresan, ridículos. Pero que se me proponga como alternativa a la bobada políticamente correcta el “si tienes que matar para ser libre, hazlo” y “que no haya que amar a la humanidad, (…) sino al prójimo específico al cual puedes ver y tocar” es casi peor.

    Sin ir muy lejos, me parece que es lo mismo que ocurría en la pesadilla de Raskólnikov cerca del final de Crimen y castigo: diversos grupos empezaban exterminios sistemáticos del prójimo en nombre de la humanidad verdadera, que era la que más les gustaba a ellos.

    Al fin y al cabo, para acabar con los enemigos de la libertad de modo satisfactorio es necesario unirte a aliados que quizás no te gusten, pero que no desees matar. Y para ello, es imprescindible cierto nivel de empatía, que es la base del sistema, aunque parece que a algunos les gusta la idea de que este caiga. Será que quieren ver arder el mundo.

    Seguramente el artículo de Lewis, entero, me parece razonable y ocurre que haces un resumen algo tajante. También yo me escandalicé un día cuando un personaje, en una teleserie progre, le echaba en cara a un militar que no hacía falta ser valiente para vivir. Pero habrá un término medio.

  2. Claro, aquí Lewis supone cierto que la naturaleza del hombre es indigente y que el mundo es hostil. Y ahí desarrolla su razonamiento impecable. Ahora bien, si sigo las reglas de la lógica a las que Lewis se adhiere, esto también conduce a que si no matamos dejaremos de ser indigentes y el mundo dejará de ser algo hostil. No digo que vaya a ocurrir así. Lo que digo es que el razonamiento de Lewis puede volverse contra él.

Los comentarios están cerrados.