El accidente, de Mihail Sebastian

Hace unos años, Destino publicó la última de las novelas de Mihail Sebastian (1907-1945), uno de los escritores rumanos más reputados. De nombre real Iosif Hechter, murió atropellado en Bucarest. Un accidente que poco tiene que ver con el que da título a la obra de hoy.

Un amigo de confianza en lo literario me avisó de que lo mejor de Sebastian no es precisamente su narrativa. Llevaba razón, por más que en la contracubierta del volumen encontremos la consabida retahíla de alabanzas hacia una novela interesante hasta cierto punto. Ciertamente, su lectura no es una pérdida de tiempo, mas uno no termina de entender a dónde se dirigía el autor: chico conoce a chica en un accidente en una calle nevada, luego esquían juntos y el esquí se convierte en la pasión que unirá los destinos de la parejita. Lo único que impide que dicha pasión se encarne en el balonmano o el lanzamiento de jabalina es que tales deportes se practican mejor sin nieve, y es ésta la que, a la postre, parece erigirse como verdadero centro, metafóricamente animado, de la vida de unos rumanos cuyas tendencias introspectivas, o incluso solipsistas, desencajan cual pegote en un conjunto desequilibrado.

En suma, todo desdibujado y fallido. Me quedó la impresión de estar leyendo un proyecto de novela, no una obra culminada.

Anuncios