Vida secreta (I)

No continué publicando obras del griego Ánguelos Terzakis (1907-1979) porque ni siquiera con Viaje con Venus, la novela que la editorial Rey Lear puso en el mercado en 2008, conseguí suscitar interés entre otros editores españoles. Aquí tienes que ser sueco o húngaro. Griego, no sirve.

Sin embargo, he seguido leyéndolo y hablando de él porque como peso pesado heleno se lo merece. Me llevé a Singapur su novela séptima y penúltima, que en español se titularía Vida secreta. Como la mayoría de sus obras y a distinción de Viaje con Venus, se trata de un drama urbano ambientado en la Atenas de mediados del siglo pasado. He decidido traducir algunos pasajes y espaciarlos en varias entradas. La narración está en primera persona, inusual en su obra. Sus influencias, claves para entender toda su obra, eran Marx (diluido en ideas socialdemócratas; recuérdese que Terzakis nunca fue comunista), Dostoyevski y Nietszche. Cuenta el protagonista de la novela:

“En última instancia respeto al hombre, o más aun, me compadezco de él por las capacidades que oculta. Ves que presenta en la vida, ya hacia el final, una forma, un esquema claro y preciso. Sin embargo, el hombre no era eso. Era un número ilimitado de circunstancias, miles de capacidades que se desplegaban y se apagaban, que la vida, con sus ‘condiciones objetivas’, no permitió que aflorasen. Podría ser que el capullo de la cigarra marchita llegada a su fin se hubiera convertido en polvo; podría ser, digo, que hubiera hecho cosas increíblemente diferentes a las que ahora lo delimitan, lo encierran frente a la eternidad. Que hubiera devenido un santo o un proxeneta, un pirata o un aduanero. En fin, amo el misterio que acompaña al hombre cual niebla envolvente y que se diluye, al cabo, en una ironía. Los demás aman al hombre por lo que es. Yo lo amo por lo que podría ser. Se me encoge el corazón cuando pienso en cuántas oportunidades ha perdido el solitario, tantas que ni siquiera se las imagina. Eso es lo que me diferencia del mundo y eso es lo que me separa de él.”

Anuncios

5 pensamientos en “Vida secreta (I)

Los comentarios están cerrados.