Declaración de renta en Singapur

Singapur es conocida por ser un paraíso fiscal. En términos generales, los impuestos son muy bajos. Sólo algunos impuestos indirectos son altos. Por ejemplo, los que gravan el tabaco y el alcohol.

El impuesto sobre la renta se paga en bloque al año siguiente, no se deduce mes a mes para ajustarse mediante más pagos o devoluciones durante el primer semestre del año posterior. He trabajado desde octubre de 2010 a marzo de 2012, y ahora mismo estoy en paro a la espera de otro trabajo, pero me toca pagar los impuestos correspondientes al ejercicio 2011. En 2010 no pagué impuestos en absoluto, y en 2013, suponiendo que siga en el país, no pagaré impuestos por estos tres primeros meses de 2012. Maravilloso.

Para que os hagáis una idea de cómo va esto, durante el año 2011 tuve un sueldo más o menos normal, aunque todavía inferior a la Renta per Cápita en Paridad de Poder Adquisitivo, situada alrededor de los 50.000 dólares americanos (superior a la alemana y a la propia estadounidense, por decir algo). De modo que voy a pagar unos 290€ al cambio actual por todo un año. UN AÑO ENTERITO. Si fuera Residente Permanente, pagaría más al menos en concepto de Seguridad Social y pensión de jubilación. Los que no lo somos estamos fuera del sistema y tenemos que ir a médicos privados.

Y el país funciona de maravilla con 5 millones de habitantes, 2% de paro, 30% de inmigrantes y 700.000 millonarios. Otra lección para una Unión Europea que piensa que las cosas sólo funcionan con impuestos altos.

Anuncios