El Musée d’Orsay en el National Museum

El plan estratégico singapurense, esbozado en los 60 y puesto en práctica a partir de los 70, consiste en convertir al país en una potencia mundial de los intangibles. Es lo normal si se tiene cerebro y no se tienen recursos naturales.

La parte financiera ya se ha conseguido: Singapur es el 4º núcleo mundial por detrás de Londres, Nueva York y Hong Kong (impuestos indirectos bajos, regulación mínima sin sueldo mínimo, etc), y el 5º país menos corrupto por detrás de Nueva Zelanda, Dinamarca, Finlandia y Suecia (Corruption Perceptions Index 2011).

La parte universitaria también se ha conseguido: de las seis universidades, dos tienen varias facultades situadas entre las cien mejores del mundo en sus respectivos campos. Pero de eso ya hablaré mañana.

Queda la parte cultural en el sentido artístico. Ahí lo tienen crudo, por más que ganas no falten: se han traído de París unas cuantas docenas de obras acojonantes de Monet, van Gogh y otros para la exposición “Dreams & Reality” que terminará en febrero. Como pensaba que estaría prohibido sacar fotos, no me llevé la cámara. Depués de darme de cabeza contra la pared repetidamente, tiré de móvil.

[Noche estrellada sobre el Ródano, de van Gogh]

[Dibujantes en una clase que se daba allí mismo, en vivo y en directo, con profesora china; el tío en posición de jugar a golf era el modelo]

Aquello estaba lleno de mujeres de buen ver de todos los colores, tanto solas como acompañadas. Por ejemplo:

[La Dama del guante, de Carolus-Duran; la otra, ni idea]

Incluso identifiqué a un pareja de las típicas del lugar: anglosajón rubio y metrosexual intentando que su novia china de perfil Sarong Party Girl (léase “estoy-buena-y-busco-extranjeros-con-tarjeta-de-crédito”) mostrara algo de interés por las obras. Doy fe de que no lo consiguió.

Aproveché para ver también la exposición con los dibujos del ingeniero y naturalista William Farquhar, a quien Thomas Stamford Raffles nombró primer residente oficial de Singapur el 7 de febrero de 1819, pocos días después de la fundación de la ciudad, y un día después del traspaso de la misma a la Compañía Británica de las Indias Orientales. Es decir, que los primeros habitantes de Singapur eran éstos:

[Los bichos ni siquiera pagaban los impuestos bajísimos que pago yo, como es normal en un paraíso fiscal]

Y eso es todo por hoy.

Anuncios

2 pensamientos en “El Musée d’Orsay en el National Museum

Los comentarios están cerrados.