Rootedness

Cuando trabajas en las escuelas públicas, te das cuenta de hasta qué punto el gobierno singapurense se esfuerza por mantener el equilibrio entre unidad y diversidad. Y hace bien, puesto que no hace muchas décadas hubo brotes de violencia.

En un país artificial donde tienes una mezcla explosiva de religiones, etnias y lenguas, la doctrina del guante de seda en puño de hierro funciona de maravilla.

Anuncios