The best deals in town

Singapur es el reino de las ofertas de todo tipo en todo momento. Las rebajas son continuas y a discreción del establecimiento. Hace poco me compré tres pantalones Dockers por 200$ (100€), cuando el precio normal habría sido el doble. Muchísimos restaurantes te hacen un 10% de descuento si pagas con determinada tarjeta de crédito, los 2×1 son constantes, etc.

El caso es que pasé por delante del Subway (establecimiento de comida rápida) que hay junto a la parada de metro de Bugis y vi que había una cola inusual. Pensé, en broma, que la única explicación razonable sería que estuvieran ofreciendo dos bocadillos por el precio de uno. Entonces me fijé en el cartel que estaba junto a la cola y, en efecto, tal era la oferta.

Ni siquiera era una hora normal para comer, pero en Singapur se come siempre, a cualquier hora. No hay horarios. Y recordé lo que me dijo mi jefe hace tiempo: la mentalidad singapurense es tan competitiva que se ponen a hacer cola en cualquier sitio sólo porque la oferta es objetivamente buena. Es decir, independientemente de si en ese momento les interesa la oferta. Quieren el producto porque es bueno y barato, y si se trata de comida y no tienen hambre, se la comen igual.

Dicha mentalidad se estimula desde la escuela primaria, y es una de las características más distintivas de los sistemas de enseñanza públicos en potencias asiáticas como Singapur, Japón o China. Que los centros de poder se desplacen hacia esta zona del mundo no es una sorpresa. Y lo que queda por venir pillará a más de un país europeo totalmente dormido y desfasado.

Anuncios

2 pensamientos en “The best deals in town

  1. Esta gente es muy compulsiva. Un ejemplo que me pone de los nervios: para cruzar la calle, a veces tienes que apretar un botón que te dará luz verde. Con una vez es suficiente, pero no, le dan varias veces, como si eso fuera a acelerar el proceso. No se paran a pensar que no hay diferencia entre darle una vez y darle cuatro o cinco veces.

Los comentarios están cerrados.