Watchmen, de Moore y Gibbons

Creo que es la primera vez que reseño un cómic. Solía leer muchos hace años. Primero la Marvel con Los Vengadores, Spiderman, etc., y luego los 1984 y Blue Jeans heredados de mi hermano, con historias magistrales de Richard Corben o Esteban Maroto. Aquí, en Singapur, algunos colegas de trabajo son unos frikis de los cómics y uno tiene Watchmen en la oficina, así que me lo he leído.

Y la verdad es que no me extraña que ganara un Hugo en 1988, premio de prestigio en la ciencia ficción. Los responsables, Alan Moore (escritor) y Dave Gibbons (dibujante), se lucieron creando una historia magistral. Se me perdonará, no obstante, que diga que el dibujo nota el paso del tiempo. Para mi gusto ya es excesivamente de los 80.

La trama es compleja dada la estructura narrativa no linear. Se presenta un mundo paralelo donde los EEUU han ganado la Guerra de Vietnam gracias a la ayuda de superhéroes a sueldo. Pero las cosas ya no son lo que eran: dichos héroes envejecen, caen en el olvido y mueren misteriosamente. Sin embargo, un miembro de la vieja guardia se da cuenta de que, como decía Schrödinger, aquí hay gato encerrado.

La vuelta de tuerca final es un alucine donde los haya, digna de una mente tan desequilibrada como genial. Ahora me toca ver la película. No la vi en su momento porque críticos de confianza la pusieron a parir.

Anuncios

2 pensamientos en “Watchmen, de Moore y Gibbons

Los comentarios están cerrados.