Otra noche en China One

Uno que se deja arrastrar por este tipo de personal:

[No me explico que nos dejen entrar]

Primero te entrompas en la calle y luego entras en el local. La consumición dentro es más cara. Había un chino cachas bailando solo y se me arrimó sospechosamente, pero no tuve que pararle los pies. Menos mal, habría sido una escena.

[Colega de trabajo, austríaco, con la camiseta de Argentina. Las chinas estaban sentadas en un banco en Clarke Quay.]

En la pista de baile había un escocés vestido tradicionalmente, es decir, con kilt. Aluciné y me puse a hablar con él. No caí en preguntarle de qué equipo era.

Volvimos a casa a las 4 en taxi con un compañero de trabajo bengalí que no paraba de hablar de la oportunidad perdida con una modelo australiana (?????) mientras el otro colega vomitaba en una bolsa que el taxista le dio, intentando no manchar la camiseta de Argentina. Me pregunto si aún tenemos 18 años.

Anuncios

2 pensamientos en “Otra noche en China One

  1. No te creas, que es sábado y estoy en la oficina. Pero tampoco es que haya anulado citas con veinte modelos asiáticas, lo reconozco. Si no estuviera aquí estaría en un museo o leyendo en la National Library.

Los comentarios están cerrados.