Bromas en la oficina

Me tumbé en el suelo del lavabo con una mancha de ketchup como saliendo de mi cabeza y llamé a un colega del trabajo. Todos los demás estaban al caso, incluso el jefe máximo. Lo inesperado fue que el tío se lo tragó y se quedó blanco (y eso que es bengalí). Me supo mal, la verdad. No hay que dar sustos así.

Anuncios

4 pensamientos en “Bromas en la oficina

Los comentarios están cerrados.