La familia Pasternak en Madrid

Evgueni Pasternak, hijo del autor, y Elena Pasternak, que no sé quién es exactamente, estarán mañana viernes a las 11h en el Centro Cultural Círculo de Lectores (C/ O’Donnell 10, Madrid) para presentar la primera traducción directa de El Doctor Zhivago al español. Eso quiere decir que la que leí hace años (Cátedra) no era directa. Ni me enteré. La de ahora para Galaxia Gutenberg es de Marta Rebón.

Yo me quedo en Singapur. Quien esté en Madrid y pueda pasarse, mejor que lo haga.

Anuncios

11 pensamientos en “La familia Pasternak en Madrid

  1. En la anterior edición de Círculo de lectores, que es la que yo tengo (publicada en una colección de clásicos del siglo XX seleccionados y comentados por Mario Vargas Llosa), la traducción es también Fernando Gutiérrez, sin revisiones de ningún tipo. Se ve que es la traducción “estándar” hasta hoy. Yo pensé que la nueva sería una reedición, pero se ve que no. Qué latazo.

  2. En la información sobre estas ediciones se decía que la traducción de Lídia Kuper de “Guerra y paz” era también la primera directa del ruso, lo cual no es cierto.

  3. Tengo la de Cátedra y tanto me fiaba de la marca que ni siquiera miré los datos pero, ciertamente, dice:

    Edición de Natalia Ujanova
    Traducción de Fernando Gutiérrez
    Revisión del texto, traducción de los poemas y notas de José María Bravo

    Copyright De la traducción Editorial Noguer
    Giangiacomo Feltrinelli Editore
    Milano 1957, renewed copyright, 1990

    Me deprime bastante porque guardo tan buen recuerdo de su lectura… Qué cosas. Gracias por llamar mi atención sobre este asunto.

    Yo pensaba que estas cosas solo pasaban en el mundo editorial en catalán.

  4. Yo me he deshecho de “Un día en la vida de Iván Denisovich”, era una edición de los años 70, traducción del francés.

    Por cierto, ¿qué hacéis cuando los libros se acumulan y no caben en casa? Mi mujer me presiona para que no compre más y vaya a la biblioteca.

  5. En Barcelona apenas compraba libros porque los editores me los daban para que los reseñara. De todos modos, me deshacía de algunos pasándolos a amigos y conocidos. Guardaba lo selecto.

    Por otro lado, en Singapur leo poco porque el trabajo es agotador. Y mi apartamento es tan pequeño que si entran libros, debo salir yo.

Los comentarios están cerrados.