“Dios salve a la Reina”, de John Skipp y Marc Levinthal

Noveno relato del volumen La plaga de los zombis (Valdemar). Traducción de Marta Lila Murillo.

Skipp y Levinthal son estadounidenses y diría que no pasan de la cincuentena. El primero es escritor y guionista, y el segundo escritor y guitarrista, y con “Dios salve a la Reina” han creado una obra maestra del horror basada en el cómic Night of the Living Dead: London, escrito por Clive Barker y Steve Niles y dibujado por Carlos Kastro (aquí una muestra de su arte).

En el mundo postapocalíptico deambulan libremente los zombis (qué sorpresa), pero la Casa Real Británica vive encerrada en el Palacio de Buckingham fingiendo que no pasa nada. Entonces rescatan a un superviviente del exterior, lo ponen al servicio de su Majestad y, cuando uno no termina de ver cuál será el desenlace final del asunto, la vuelta de tuerca de la narración lo pilla desprevenido y lo deja boquiabierto. Quizá el mejor relato de todo el libro.

Anuncios