“El país de los que regresan”, de Lafcadio Hearn

Segundo relato del volumen La plaga de los zombis (Valdemar). Traducción de Marta Lila Murillo.

Por lo que se ve, el señor Hearn era un friki pata negra. De madre griega y padre irlandés, nació en 1850 en Léucade, una de las Islas Jónicas (a la sazón todas bajo dominio otomano), y murió en Tokio en 1904, convertido al budismo, con pasaporte japonés y nuevo nombre: Koizumi Yakumo. Su lengua literaria era el inglés.

“El país de los que regresan” no es propiamente una relato de zombis sino la narración de lo que te puede pasar si te vas de farra nocturna en Haití: la que parece una joven buenorra se revela como otra cosa que no es de este mundo. En casos así, las precauciones no pasan por usar preservativos sino por echar a correr, literalmente. Y es que no está el horno para pollos. O bollos, da lo mismo.

Anuncios