El alma en Nosotros, de Zamiatin

Encontré en la novela Nosotros algunos pasajes donde el autor nos muestra un humor brillantemente absurdo y similar al de Gógol, nada singular dada la influencia que dejó en las letras rusas. Ahí va uno en que el protagonista acude al médico porque se siente mal y éste, como no podría ser de otro modo en cierto tipo de Estado totalitario, le suelta que se le ha formado el alma:

“–¡Mal asunto el suyo! Por lo visto, se le ha formado el alma.
¿El alma? Era una palabreja extraña, antigua, olvidada hace mucho tiempo. A veces hablábamos de ‘llegar al alma’, ‘desalmado’, ‘con el alma en vilo’, eso sí… Pero ‘alma’ a secas…
–Es… muy peligroso –balbuceé.
–Incurable –zanjó el doctor de los labios-tijera.
[…]
–¿Qué significa esto? ¿Cómo que el alma? ¿El alma dice usted? ¡El diablo sabe lo que es! De seguir así, pronto brotará la peste. Le digo que habría que extirpar la imaginación a todo el mundo. Aquí sólo cabe la cirugía, sólo la cirugía…” [Páginas 131-132; traducción de Sergio Hernández-Ranera para Akal.]

Anuncios

3 pensamientos en “El alma en Nosotros, de Zamiatin

  1. La presencia de Gógol se nota mucho. Por ejemplo, en Bulgákov: “Corazón de perro” sobre todo, pero también, claro, en “El maestro y Margarita”.

Los comentarios están cerrados.