Bromas con los apellidos españoles

En Grecia, hace años, me contaron un chiste acerca de españoles. Un tío entra en la consulta del médico y la enfermera le pregunta quién es. Él responde que es Antonio José Pérez-Martínez de la Peña-Fernández. Y la enfermera le dice: “Pues entre usted primero y los demás que esperen”.

Lo tenía en la recámara de mi memoria, y salió a la luz leyendo la última de Fred Vargas, Un lugar incierto. En la página 149 de la edición de Siruela leemos:

“–Eso es. Sólo apuntaré su nombre –dijo Adamsberg sacando su libreta.
–Francisco Delfino Vinicius Villalonga Franco da Silva.
–Bueno –dijo Adamsberg, que no había tenido tiempo de escribirlo todo–. Lo siento, no sé español. ¿Dónde se acaba su nombre y dónde empieza su apellido?”

Al final, el tipo resulta ser brasileño, pero eso es lo de menos.

Anuncios

2 pensamientos en “Bromas con los apellidos españoles

Los comentarios están cerrados.