Crímenes pitagóricos, de Tefcros Mijailidis

Una vez leída esta novela, entiendo por qué fue un superventas en Grecia hará unos tres años. Es más efectista que efectiva y da cierta coba al nacionalismo cultural helénico. No obstante tales defectos, la considero digna de estar entre las recomendaciones literarias porque es muy entretenida y el rato que se pasa leyéndola no es una pérdida de tiempo en ningún sentido. Además, la traducción de Julia Osuna para la editorial Roca es buena.

Es curioso cuánto da de sí la figura de Kurt Gödel, uno de los matemáticos más importantes del siglo pasado en virtud de sus Teoremas de la incompletitud. Apóstolos Doxiadis ya tiró de él en su magnífica novela El tío Petros y la Conjetura de Goldbach, y me consta que hay otros novelistas matemáticos que no lo dejan escapar. Y es que Mijailidis (Atenas, 1954), igual que Doxiadis, es matemático de carrera. Debutó con Crímenes pitagóricos, se forró y acaba de publicar su segunda novela. Dudo mucho que llegue aquí, viendo el caso que se le hace a la narrativa griega.

Brevemente: la acción principal, la del asesinato del amigo del protagonista, se desarrolla en los años 30 del siglo pasado. Mas de pronto nos encontramos con una analepsis de treinta años que dura la mayor parte del libro y crea cierto desequilibrio narrativo. A la postre y de vuelta al presente, hallaremos la solución del enigma.

A pesar de que sea para todos los públicos, me da que la novela es, principalmente, una buena lectura de verano para los adolescentes que no hayan suspendido matemáticas.

Anuncios

3 pensamientos en “Crímenes pitagóricos, de Tefcros Mijailidis

  1. Siguiendo tu recomendación, le compré el libro hoy citado a mi casi adolescente pero en su “boicot” a mi persona, su madre, desde que se lo di no para de re-re-re-leer sus cómics de Mortadelo y Filemón. En cambio Corazón se lo ha leido en un santiamén.

    ¿Quién me ayuda? Lo de la adolescencia es un palo…Help!!!

Los comentarios están cerrados.