Padre, no los perdones porque saben lo que hacen

Vi esta frase en el anuncio de un programa de TV3 hace tiempo. Me la agencio para el título porque me mola.

Cuando uno va dando vueltas proponiendo cierto tipo de literatura a determinados editores, se lleva respuestas de lo más pintorescas. Una muy simpática es que “esto es demasiado literario para lo que hacemos”. Luego, para que no pienses que son unos analfabetos, te comentan casualmente que están leyendo a un autor finlandés/maltés/vietnamita que es la leche en monopatín, o te largan, siempre en privado y con una sonrisa cómplice, su currículo (“publiqué eso y aquello cuando tenía las manos libres en tal y cual”) para que veas que estás en presencia de alguien que aprecia las exquisiteces, pero que sólo es el editor contratado, no el propietario capitalista. Y por lo tanto, si quien pone el dinero dice que hay que publicar basura, se publicará basura y punto. No es que me queje, porque por cierta cifra anual supongo que yo haría lo mismo, pero no deja de ser digno de análisis que individuos muy bien preparados terminen haciendo lo que hacen. Personalmente lo considero un índice del fracaso cultural de un país.

Lo escrito me trae a la memoria la respuesta que Emilio Rosales, actual editor de Destino y a la zafón… a la sazón editor de no sé qué colección de Planeta, le dio a un amigo mío que estaba corrigiendo La profecía del Laurel, mamotreto peligrosamente alucinógeno acerca de cátaros ejecutado (nunca mejor dicho) por Jesús Ávila Granados. Mi colega se le quejó de que la novela era ilegible en todos los sentidos, especialmente por lo que se refiere a la ilación del relato. La respuesta profesional fue: “A menos que salgan Margaret Thatcher o un dinosaurio, el libro se queda como está”. Y soy testigo de que se quedó como estaba. Bienvenido al mundo real.

Ah, se me olvidaba. Lo mejor de todo es cuando te topas con un director literario que no sólo no tiene las manos libres sino que ni siquiera decide lo que se publica porque debe someterlo a la consideración del propietario de la editorial, quien, a veces, por no leer no lee ni la previsión del tiempo en el periódico. Y yo que me pregunto en mi inocencia: ¿Y para qué le pagas tanto a alguien que, a la postre, no va a resolver nada?

Anuncios

4 pensamientos en “Padre, no los perdones porque saben lo que hacen

  1. Y no olvidemos que es más fácil hacer escritor a un personaje público, que personaje de alcance a un escritor. Ahí tienes a todos esos tribuletes que publican novela histórica y a Nuria Roca con sus novelas eroticorras.

Los comentarios están cerrados.