Ventriloquia inversa

Hace cierto tiempo tuve la oportunidad de ver Dead of Night (1945), una película de miedo de las de antes, construida a base de episodios conectados por un trasfondo común. En este caso, unos cuantos desconocidos coinciden en una casa y se ponen a relatar sus experiencias paranormales. A pesar de su ligereza, me gustó el primer relato, centrado en una chica que, jugando al escondite, ve a y habla con alguien que no debería estar allí. Acaso estuviera inspirado en el cuento “Smee” de A.M. Burrage, en el cual un joven que participa en ese juego se esconde junto la presencia glacial de una muchacha que murió desnucada, años ha, jugando a lo mismo y el en mismo lugar, y que todavía espera a que alguien la encuentre.

Sin embargo, el que más me llamó la atención fue el episodio dedicado al ventrílocuo que, en realidad, está dominado por su propio muñeco.

Eso me lleva a dos episodios de The Twilight Zone: “The Dummy”, de 1962, y “Caesar and Me”, de 1964, ambos posteriores a dicho filme. En ellos, los muñecos dominan a sus humanos, y en el primer caso el objeto llega incluso a hacerse con su personalidad y a suplantarlo en una escena final que pone los pelos de punta.

No me gusta jugar al escondite, y los números de ventriloquia siempre me han dado muy mal cuerpo.

Anuncios

3 pensamientos en “Ventriloquia inversa

  1. “Al morir la noche”, se tituló en español Dead of night. La vi de niño y aún conservo la impresión de algunas de sus escenas y de la estructura general de sueño recurrente: al despertar de la pesadilla el protagonista, las cosas empiezan a ocurrir como en el sueño. (¿Es esto así? ¿O se trata de otro sueño idéntico y, por tanto, infinito). Para los que quieran tener una idea de la película

    http://www.pasadizo.com/peliculas2.jhtml?cod=270&sec=1

    Comentario que en general comparto (y eso que la vi hacia mis 10-13 años). Aunque me sobra el pedante tono de “eso ya está superado”.

  2. Le voy a echar un vistazo también. El otro día tuve la desgracia de ver Survival of the dead y me quedó un mal sabor de boca (de aburrimiento) que paqué. Romero ya es una sombra.

Los comentarios están cerrados.