Todo fluye, de Vasili Grossman

Segundo volumen que leo de Grossman, de nuevo en Galaxia Gutenberg y traducido por Marta Rebón. Me ha gustado más que Vida y destino, aunque está claro por qué ése ha llegado más lejos que el que hoy me ocupa.

Me parece de lo más normal que Todo fluye se erija como el testamento literario de Grossman (1905-1964). Representa otra vuelta de tuerca, un paso más en la dramatización de lo que conlleva la vida en un régimen totalitario, y más específicamente comunista. El protagonista es Iván Grigórievich, liberado, a la muerte de Stalin, de un campo de concentración donde ha sobrevivido los últimos 29 años. Intenta volver a casa, pero ya no hay casa. No hay nada. Unos amigos han muerto, bien por causas naturales bien por causas estatales, y otros preferirían que Iván no hubiera regresado de entre los muertos en vida para recordarles que el crimen no se borra con Tipp-Ex. El abismo que se abre entre él, inmutable tras su congelamiento literal en los campos, y el fluir de la vida fuera de ellos me ha recordado a los regresos a la Tierra de los soldados espaciales en The Forever War: los años lo han cambiado todo durante siglos, pero ellos han permanecido jóvenes, viajando a la velocidad de la luz, y ya no pueden adaptarse. La única solución al desajuste vital consiste en volver a enrolarse para luchar contra los alienígenas más allá del Sistema Solar.

No obstante, Grigórievich no se enrola en nada, y menos aún regresa al campo de concentración. Quien quiera saber más, que lea la novela. No se arrepentirá.

Anuncios

4 pensamientos en “Todo fluye, de Vasili Grossman

  1. No la he leído, ni tampoco Vida y destino, pero qué buena pinta. Bueno, la verdad es que el título me suena como un bálsamo, eso es lo que más me ha atraído.

  2. Como uno de los 200.000, pensaba que todo lo que escribió este señor después de VYD era menor, de segunda categoría, pero como siempre hago caso de tu atinado juicio, creo que le daré un intento. Ya sé lo que Sant Jordi me traerá.

  3. ¿Me haces caso? ¡Pero si este blog es una farsa! Escribo lo primero que me pasa por la cabeza desde una playa tailandesa.

    Ya vienen las modelos para la sesión fotográfica. Cierro el portátil.

Los comentarios están cerrados.