Lila, Lila, de Martin Suter

Martin Suter (Zúrich, 1948) es un escritor pata negra como la copa de un pino. Y a esta novela me remito.

La narración nos lleva con maestría por la vida de David Kern, una nulidad absoluta que trabaja como camarero en un bar donde, además, comete el error de intentar hacer amigos con los clientes. Allí conoce a Marie, de quien se enamora perdidamente. Por desgracia, ella y sus amigos son muy cultos (o, al menos, fingen serlo), de manera que él no entra ni con calzador.

Mas entonces todo da un vuelco. Llega a las manos de David un manuscrito, una novela inédita de la cual no duda en apropiarse. Nadie cae en la cuenta de que es imposible que tal sujeto haya podido escribir una obra maestra como ésa, y claro, Marie se enamora de él en pleno ataque romántico-esteticista propio de quien se guía por impulsos transitorios y no por la recta razón. A partir de ahí, la situación se vuelve incontrolable. La vida de David lo desborda, y Suter no sólo sabe reflejarlo a la perfección sino que lo lleva más allá, componiendo un magistral juego en el cual el protagonista termina acercándose peligrosamente a la locura.

Publica Anagrama y traduce Helga Pawlowsky del alemán.

Anuncios

4 pensamientos en “Lila, Lila, de Martin Suter

Los comentarios están cerrados.