Miserias, miserias…

Hoy no iba a publicar porque, por exigencias del guión, necesito tiempo para otras cosas. Pero en Malapartiana he encontrado una entrada donde se resume la explotación que muchos traductores sufren por parte de ciertas editoriales.

Anuncios