¿Las películas de la primera década?

Como lo psicológico puede más que lo matemático, han aparecido en varios medios las listas de las mejores películas de la primera década del presente milenio. Según los responsables, la década terminó el 31 de diciembre de 2009, por lo cual es de suponer que, cuando cuentan, empiezan siempre por el 0 y no por el 1.

Pero da igual, jugaremos de todos modos. Al fin y a la postre, siempre podemos decir que el juego es un fin en sí mismo y no algo ordenado a una finalidad superior. Así, me centraré en la lista, con aciertos y desaciertos, que publicó La Vanguardia el 25 de diciembre pasado. Lo primero es el título de las dos páginas dedicadas al asunto: “Cine del desasosiego. Los filmes del decenio del 11-S y la crisis muestran una sociedad descarnada”. En otras palabras: una burrada como cualquier otra. Lo mismo habrían dicho de la década de los 70 (Vietnam, Watergate, Guerra del Yom Kippur…; películas como The Deer Hunter), de los 80 (Guerra de Irán e Iraq, Guerra de las Malvinas, intervención de la URSS en Afganistán…; películas como Sacrificio) o de los 90 (implosión de Yugoslavia, bombardeo sobre Serbia…; películas como Eyes Wide Shut). O sea que ya empezamos con malos titulares.

A continuación, la lista que ese periódico presenta es de 50 películas. A mi juicio, mezclan erróneamente filmes que no pueden ir juntos por su naturaleza, al margen de la calidad que presenten o dejen de presentar. Es decir: telefilmes (Saraband), películas de animación (Up) y documentales (Bowling for Columbine). Y por si fuera poco, a más de un director le meten más de una cinta en la lista. Porque claro, se ha hecho poco cine en una década, ¿verdad? Así, al gran Clint Eastwood le dan tres plazas de las 50. Vale que es bueno, pero leer que un desastre como Mystic River es una de las grandes provoca, como mínimo, sorpresa.

A Michael Haneke le colocan dos, y ninguna es su obra maestra La pianista sino La cinta blanca (me callo, no la he visto) y Escondido (un fraude cinematográfico como pocos me he tragado). También dos a Almodóvar, y, atención, ¡a David Lynch! Supongo que redactaron la lista hasta arriba de vodka. Otros errores de bulto son Big Fish (lo peor que ha hecho Burton, y con diferencia) y The Man Who Wasn’t There (lo peor de los Cohen hasta que cavaron su tumba al filmar Burn After Reading).

Algunos de los aciertos, que los hay, son Dogville, Oldboy (alucine coreano), Memento, Match Point y Kill Bill tomada como una unidad. Tampoco se han olvidado de Darren Aronofsky, el tío que rodó Pi y que entra aquí con Requiem for a Dream, aunque podría haber entrado con The Wrestler sin problema alguno.

Para terminar, refiero algunas películas que se han quedado fuera a pesar de atesorar muchísimos más méritos que otras para entrar en esa lista:

Pleno verano, una maravilla vietnamita del genio que ya dirigió El olor de la papaya verde;

Cloverfield, de la cual ya hablé en el blog;

Cine de directores españoles injustamente poco reconocidos: [REC] e Intacto;

The Butterfly Effect, película de un nivel tan alto como inesperado;

Black Hawk Down, una de las mejores cintas bélicas de la historia;

Redbelt, el testamento cinematográfico de David Mamet, donde demuestra que practica la teoría dramática que predica en su libro Bambi contra Godzilla;

Sun taam, prodigio rodado en Hong Kong con cuatro dólares y titulada en inglés Mad Detective;

Caterina va in città, o cómo la clase media tira del carro, asumiendo de modo suicida la función de subestructura orgánica, para que los aurigas vivan sin hacer nada;

Uranya, una griega;

Déjame entrar, para mí la mejor de vampiros jamás filmada;

Battle Royale, una salvajada alucinógena con Takeshi Kitano;

Children of Men, odiosa para algunos pero magistral en mi opinión;

Moon, la ganadora en el último Festival Internacional de Sitges;

Ghost World, crítica social friki pero que, en realidad, es la única que funciona precisamente por desligarse de ideologías subyacentes y trasnochadas;

Once, cuyo Oscar a la Mejor Canción no le sirvió de mucho.

Quien quiera criticar con argumentos serios y añadir lo que juzgue oportuno, que lo haga libremente. Huelga decir que borraré comentarios ofensivos, como he venido haciendo últimamente sin escrúpulo alguno.

13 pensamientos en “¿Las películas de la primera década?

  1. Como siempre ocurre, estoy de acuerdo con muchos de tus puntos de vista pero en desacuerdo con algunos. Pero como esto del cine es cuestión de gusto, no tiene mucho sentido lanzarse a la argumentación. Pero me animo. Por ejemplo, a mí Cloverfield me parece odiosa no porque la idea sea mala, que no lo es, sino porque lo que en REC estaba hecho con maestría, en esta película es puro mareo, de tan natural que la quisieron hacer. También recuerdo, cuando la estrenaron, que se calificó a Black Hawk como una película fascistoide y, sin embargo, es una película estupenda.

    El sentimiento más afable que me ha provocado Lars Von Trier es la necesidad de destruir cosas bellas. Lo único que me gusta de este hombre es que se presentó en roulotte en el festival de Cannes. Con Haneke me pasa lo mismo, pero no hace falta que sean bellas.

  2. Sí, aparecía la anécdota en un documental que hicieron en un 30 minuts de TV3 sobre el festival y sus anécdotas. El dueño del hotel estaba siendo entrevistado y, en ese momento, entraba una roulotte por el acceso para coches. El hombre, muy cabreado, se encamina a echar al puto turistorro y éste se presenta como Lars Von Trier, que estaba invitado aquel año. Un buen corte.

  3. Las listas (de la de Bloom a ésta de “La Vanguardia”) son siempre sospechosas, pero no quiero dejar de romper una lanza por el Lynch de “Mulholland Drive”. Y lo de “Saraband” en primer lugar, que venga alguien y me lo cuente.

  4. Faltan:
    “tropa de elite” http://www.imdb.com/title/tt0861739/ pocas concesiones y muy bien dirigida.
    “Juno” por el trato del tema del embarazo adolescente.
    “Pequeña Miss Sunshine” Una familia bien retratatda
    Sobran:
    “Bowling for Columbine” ¿Moore? como documentalista es tan tergiversador que asquea.
    Los que ha hecho la lista: No pueden gustar a la vez de Kaurismaki, Haneke, von Trier, y peliculas como “love actually” “big fish” o Master and Commander

  5. No creo que sea necesario poder decir “he comprendido” para que disfrutar con ciertas películas que buscan sugerir más que narrar. Efectivamente, el propio Lynch ha dicho que no tiene una teoría sobre “MD”, aunque me da que hay algo de pose en su afirmación. Por lo demás, aunque desconcierte, al verla con atención se ve que la cohesión de la película no deja espacio a arbitrariedades y que sigue ciertas pautas, aunque sean las del sueño. El trabajo de los actores (“pechonalidad” aparte), además, es brutal. Y ahora si me lo permitís, seguiré ofreciendo incienso a mi foto de san David…

  6. En la presentacion de MD en Londres, fue curioso que los mejores criticos de cine, describieron cada uno de ellos un argumento totalmente diferente de la pelicula.

  7. Yo prometí solemnemente no volver a discutir el asunto de cuándo empiezó el milenio, más que nada por cansancio.

    Sobre el titular, ya conoces el dicho periodístico de no dejar que la verdad (histórica) estropee una buena noticia.

    Sobre la lista:
    -Soy un apasionado de la animación, pero no te falta razón cuando dices que no se puede comparar con la imagen real. Sobre todo, porque nunca las tratan como iguales. Está más cerca del cómic, al cual a veces relacionan con la literatura (introduciendo a Watchmen en listas de grandes novelas), e incluso de los videojuegos.
    -Yo también dejaría fuera los documentales.
    -Personalmente, Mystic River me agradó, pero se hace muy larga y no está a la altura de Memento o Kill Bill, que en capacidad narrativa la superan con creces.
    -Yo también añadiría Déjame entrar. Battle Royale quizás, pero más por burra que por argumento.

  8. Sobre “Déjame entrar”, repito lo que creo que ya dije en otra ocasión, que sin duda es buenísima, porque es la única película de vampiros que no me ha dado risa, sino todo lo contrario. Y he visto un montón, desde Bela Lugosi en adelante.

  9. A estas alturas hacer listas de las mejores películas es, cuanto menos, ridículo. Está claro que hay películas que son una estafa (Escondido de Haneke en un buen ejemplo), y otras que son malas, sin más (la lista sería interminable, basta echar un vistazo a la cartelera de cualquier semana y como mucho se salva una).

    A mí me parece más inteligente diferenciar las películas entre aquellas que “hay que ver”, aquellas que “no hay que ver” (Hitchcock, Spielberg, Cohen…) y aquellas que “no pasa nada por verlas”.

    Os dejo una lista con algunas películas que me han sorprendido últimamente, algunas son de las que “hay que ver” y otras de las que no “pasa nada por verlas”:

    – Drive (2011, de Nicolas Winding Refn)).
    – The Tree of Life (2011, de Malick)
    – The road (2009, de John Hillcoat).
    – The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford (2007, de Andrew Dominik).
    – I’m a cyborg, but that’s ok (2006, de Chan-wook Park).
    – Walhalla rising (2009, de Nicolas Winding Refn).

    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.