Piccadilly Jim, de P.G. Wodehouse

Pelham Grenville Wodehouse (1881-1975) escribió tal cantidad de novelas que es mejor no contarlas (algo así como noventa). Su humor satírico y chispeante lo convirtió en uno de los grandes del género en su momento, y una prueba es ésta, Piccadilly Jim, que no forma parte de ninguno de sus ciclos de novelas relacionadas entre sí, por más que remita a una sola novela, The Little Nugget.

Piccadilly Jim es el sobrenombre del protagonista, James, americano de vida licenciosa en Londres. El motivo de que resida en Europa es que su padre se casó con una mujer de buena posición y capacidad de mando más bien férrea. A causa de un desliz de índole no sexual, Jim se fuga a los Estados Unidos, donde se desarrollarrá la novela en medio de un ir y venir de personajes y situaciones cómicas. No pasa nada porque diga que hay final feliz de corte radicalmente clásico. Se intuye a las cincuenta páginas.

No puedo dejar de destacar que, viendo lo que hay en el mercado, Wodehouse se erige como un ejemplo perfecto de que la literatura de evasión puede ser una maravilla y no algo ignominioso e ilegible. Publicó Anagrama, como otras novelas del mismo autor, y tradujo Emilia Bertel.

Anuncios