Tengo quince años y no quiero morir, de Christine Arnothy

Malcom Otero Barral (nieto de Carlos Barral) y Joan Barril fundaron a principios de año Barril & Barral. Detrás de un nombre tan curioso se oculta, quizá, el proyecto editorial más ambicioso, coherente y fructífero que se pueda ver en España hoy día. Literatura con mayúsculas, de peso, y bien cuidada.

Tengo quince años y no quiero morir es la novelización de un diario de guerra. La francesa Christine Arnothy (Budapest, 1930) sobrevivió, junto con sus padres, a la ocupación nazi de Hungría y luego a la represión soviética. Totalitarismo al cuadrado. ¿No quieres caldo? Dos tazas.

El librito es una maravilla de poco más de cien páginas. Hechos verídicos acerca de una época de pesadilla y espanto, narrados con maestría y con la inclusión de parágrafos en un inesperado presente de indicativo que golpea al lector tal como el brazo arrancado flotante en el agua golpeó el espíritu de la protagonista. Afortunadamente, la familia consiguió sobrevivir y Christine terminaría conviertiéndose en una escritora reconocida con premios como el Prix des Quatre-Jurys o el Grand Prix de la nouvelle de l’Académie Française.

Traducción muy correcta de Paula Emilia Sanz. Título original: J’ai quinze ans et je ne veux pas mourir.

Anuncios

9 pensamientos en “Tengo quince años y no quiero morir, de Christine Arnothy

  1. Hombre Seleucus, me decepcionas un poco con tu recurso a la sensiblería democrática…ya me entiendes, cuando dices pobrecita que “sobrevivió” a dos totalitarismos…¿Cómo sabes que sobrevivió y no que vivió de puta madre? A lo mejor su padre era un jerarca del régimen del Almirante Horthy o un miembro de las cruces de hierro (porque su apellido Arnothy no es judío desde luego y suena a aristócrata húngaro como los Horthy, los Bathory, etc,) o comunista, o que pasa que en Hungría pasa como en Alemania, que nadie fue nazi ni comunista y todos fueron simples víctimas de la barbarie totalitaria y bla bla bla… En fin, no sé…

  2. ¿No va estado el mundo un poco lleno de novelas-crónicas-de-los-horrores-del-nazismo-y/o-estalinismo?
    ¿Por qué no hay una sola crítica regular o mala de este tipo de libros?
    ¿No es un truco editorial ya muy visto este del prestigio hitórico-sensiblero?

Los comentarios están cerrados.