Decadencia sin fronteras

No es el nombre de una ONG nueva sino algo bien distinto.

Que esto ya se hundido resulta obvio cuando los que deberían erigirse como guardianes de la lengua (maestros y profesores) se dedican a poner exámenes a mayor gloria de Carlos Ruiz Zafón y su ilegible La sombra del viento. Para muestra, un examen del colegio mallorquín San Josep Obrer. Pobres críos… Quizá no falte mucho para que en las facultades de filología inglesa se substituya a Salinger por Dan Brown.

Anuncios

3 pensamientos en “Decadencia sin fronteras

  1. Cuando yo hice el CAP había profesores que ya reconocían amargamente que se habían equivocado y que lo de introducir los últimos bestsellers o los libros de temporada en las aulas era un malísimo ejemplo, porque se daba a entender a los niños que no había más libros que los que se ven en el pasillo central de la sección de libros de El Corte Inglés. Ellos mismos reconocían también que no hacían lo mejor, pero es que… tampoco los chicos conocían otra cosa y si les ponían algo diferente reaccionaban mal.

    Pero bueno, así vamos. Que a uno de estos figuras le caiga un Príncipe de Asturias o un Nobel no es sino cuestión de tiempo.

  2. Mi profesora de literatura de bachiller tuvo las narices de hacernos leer las Leyendas de Bécquer en primero, y El árbol de la ciencia en segundo. Claro que se quejaba también de que en BUP, se estudiaba con mayor detalle La vida es sueño. Y yo que se lo agradezco.

  3. la enseñanza de la literatura en los colegios españoles oscila siempre entre extremos: o best-seller o obras de la literatura española que solo pueden leer lectores formados. ¿Por qué tuve que leer La Celestina en séptimo de EGB? Ahora no puedo pensar en esa obra sin estremecerme. ¿Por qué ningún español de pro releerá nunca El Quijote?

Los comentarios están cerrados.