Las 250 mejores películas según IMDb

Estas listas son problemáticas porque, al final, siempre terminan incrustándose gazapos o medianías entre perlas incuestionables. Y la mezcla resultante provoca vértigo.

Para votar en IMDb (Internet Movie Database) hay que registrarse. Nunca lo he hecho ni lo haré porque ya estoy apuntado a demasiados sitios entre Facebooks y Twitters. No obstante, es de suponer que quien se apunta para votar asiduamente tiene ciertas nociones de estética general y, muy particularmente, de estética cinematográfica. Y sin embargo, cuando echas un vistazo a la lista de las doscientas cincuenta mejores películas según los fijos de la página, no dejas de preguntarte:

1. ¿Qué coño hace The Shawshank Redemption en primera posición?

2. ¿Cómo han puesto Blade Runner por detrás de las tres de Lord of the Rings?

3. ¿Qué borracho ha dado más puntos a Seven que a A Clockwork Orange?

Y así podría seguir un buen rato. Una cosa es que las obras maestras más recientes se incorporen definitivamente al canon (por ejemplo, Memento), y otra que se eleve a la categoría de películas imprescindibles ciertos filmes que no pasan de buenos. A propósito de District 9, decía SuperSantiEgo en su blog que el tiempo la pondrá en su sitio. Es decir, más abajo de lo que consta en esa lista. Otra más que apuntaba alto pero disparó demasiado bajo. Y es que digan lo que digan, lo mejor que ha hecho en su vida Peter Jackson es Heavenly Creatures (intitulada Criaturas celestiales en España), y con mucha diferencia.

Anuncios

14 pensamientos en “Las 250 mejores películas según IMDb

  1. Bueno, es el problema de toda “democracia directa”, algo ya bastante estudiado. En un mundo donde todo el mundo pudiese votar por todo en cualquier momento, el gobierno estaría en manos de las clases pasivas que tienen tiempo para dedicarse a estar pendiente de la política todo el día, amén de otras desviaciones que aparecerían luego.

    El caso de las votaciones populares es parecido. La votación de la IMDB sólo representa a los usuarios registrados del sitio que además quieren votar. Pretender que una muestra tan sesgada tenga valor es una chorrada. Preguntarle a críticos reconocidos también tiene un sesgo, obviamente, pero hay un criterio de autoridad y además en ese caso es el voto el que se pide, no es algo espontáneo de chicos entusiastas.

    Por eso fueron tan interesantes las votaciones de fin de milenio: la de los mejores deportistas del siglo se la pidieron a periodistas deportivos y salían algunos que no conocía ni Cristo. Cuando hace poco se votó popularmente por el mejor futbolista poca gente había que hubiese visto jugar a Pelé y Maradona arrasó, pero si hiciésemos ahora la misma encuesta en España saldrían Cristiano Ronaldo o Messi, me juego el cuello. Y respecto a las mejores canciones del siglo, un amigo mío estaba escandalizado de que el wannabe de las Spice Girls saliese muy muy alto, pero ahora diez años después a saber en qué puesto aparecería, si es que aparece.

    Yo por eso a veces soy tan cruel como para decir: Dan Brown, sí, seguro. A ver dónde está dentro de cincuenta años, o si el Harry Potter estará ya medio olvidado como ahora Los Cinco, que se siguen reeditando pero le das eso a un niño de ahora y se parte.

  2. “En un mundo donde todo el mundo pudiese votar por todo…”

    No pasa nada por que todo el mundo pueda votar por todo. Lo absurdo sería dar al resultado de esa votación otro valor que el que tiene: reflejar la opinión mayoritaria de los que votan.

    Éste es un tema que ya se había tratado aquí, y yo repito lo mismo que dije. Que la democracia sirve para la política, para dirigir la vida pública de acuerdo con la voluntad de la mayoría, y siempre bajo el control de las minorías. Pero que en las actividades serias (arte, ciencia, filosofía), el criterio de la mayoría no es válido en absoluto. En cuestiones artísticas, por ejemplo, es evidente que nos conduce directamente a la basura.

  3. Otro ejemplo fue la votación de los lectores de una revista de física de la ecuación más importante de todos los tiempos: la de Einstein quedó sexta ante verdaderos monstruos.

    http://tinyurl.com/yzan4pn

    Si hubiese sido una votación popular, habría ganado la de Einstein, porque como se lee en su artículo de la Inciclopedia: “En las películas, mi teoría de la relatividad sale siempre en la pizarra cuando hay una escena en la clase de física, aunque estén midiendo la velocidad de un pedo.”.

  4. En las elecciones libres no hay argumentos de autoridad. No se elige lo mejor sino lo que a uno más le gusta. Y esa es la gracia de estas listas, que dan tantos disgustos a los eruditos.

    Sin ver la lista, apuesto a que está repleta de cine de género y que hay poquísimo cine de autor.

    La Democracia no es más que un potentísimo concurso de popularidad.

  5. Vale, pues sustituyamos la Democracia por … (elegir la mejor opción: Feudalismo, Absolutismo, Hitler, Stalin, Los Caballeros de la Tabla Redonda, el Dalai Lama, Los Caballeros de Videla*, Fidel Castro, Los Caballeros de Pinochet, La Cosa Nostra, F.E. y de las JONS…)

    * Llamar “caballeros” a los militares de Videla fue una ocurrencia de Borges, autor de otra ocurrencia casi tan graciosa: “la democracia es la superstición de la estadística”, o algo así.

  6. Bueno, lo de Chile está bastante bien, en líneas generales: libertades garantizadas, estabilidad económica y social. Mejor hubiera sido que Pinochet no hiciera desaparecer a tres mil compatriotas; eso lo descalifica para los restos.

  7. ¿Libertades garantizadas? ¿Tres mil compatriotas desaparecidos?
    Hay algo aquí que no cuadra (a no ser que se refiera a las sacrosantas libertades económicas, claro)… Bueno, corto y cierro, que éste no es un blog político.

  8. Agrego Moon, que vi ayer…exquisita…!. Si volviera a coincidir con david bowie,que fue mi primer trabajo como interprete en el “showbussiness” lo felicitaria.

Los comentarios están cerrados.