[REC] 2, cuesta abajo

El otro día, sushi en palillos mientras comíamos en el japonés (foto), Hernán Migoya nos decía que le había gustado la segunda parte de [REC]. Sergi Puertas no tenía el mismo parecer. Y ahora que la he visto, yo tampoco.

Un problema continúan siendo los actores, de nivel poco destacable. Pero esto es normal en España, así que tampoco vamos a hacer un drama. Lo malo es que cristalice el mal camino que se insinuaba en la primera parte: que los zombis no son más que víctimas de posesiones diabólicas.

Algo que no hay que mezclar nunca, si se quiere que la película en cuestión acojone cosa fina, son los zombis con los poseídos. Son categorías distintas, y ni se reducen ni se acoplan mutuamente. La primera [REC] me dejó muy mal cuerpo y me provocó taquicardia, literalmente. La segunda no sólo es más suave sino que lo inverosímil rompe todos los esquemas e impide la catarsis.

Y es que el cine serio, sea de terror o no, tiene que ser verosímil en tanto que dependiente de una lógica interna. El arte no puede basarse en la gratuidad del Deus ex machina. Cuando hablo estrictamente de verosimilitud quiero decir que no importa que existan zombis o no, ni que sean en realidad posesos que reaccionan ante la Cruz (y que no convenga mezclar géneros), sino que el Ayuntamiento de Barcelona no metería en ese edificio a cuatro GEOs solos liderados por un sacerdote en misión secreta. Ni por asomo. Justamente en eso no estaba de acuerdo Hernán Migoya, para quien la verosimilitud en este género importa más bien poco.

Y más allá de los defectos formales, la película remite a tres elementos muy claros:

Primero, a la estética de los videojuegos de acción, plasmada en la película Doom y fusilada, en mi opinión, por los directores Balagueró y Plaza, sin escrúpulo alguno.

Segundo, a Blade Runner, tal cual. Las escenas en las escaleras, con iluminación variante en función del helicóptero que sobrevuela el edificio, es un calco del tramo final de ese clásico.

Tercero, a ese peliculón que era The Hidden. No puedo decir más porque, de todos modos, recomiendo el visionado. No deja de ser un festival de horror pata negra. Sólo espero que los directores lo dejen aquí y no caigan en el error de emprender una tercera parte. Parece que será así porque han anunciado el cese de sus colaboraciones. Creo que juntos dan para más, pero no por ahí.

Anuncios

5 pensamientos en “[REC] 2, cuesta abajo

  1. ¿El cine tiene que ser verosímil? señor Doctor si el cine es verosímil pierde la candidatura del “séptimo arte”. Sea cual sea el género…

  2. No he dicho eso. Me explicaré mejor: el arte narrativo de corte clásico, sea cine o sea otra cosa, tiene que ajustarse a una lógica previa para que el receptor no se cabree pensando que le toman el pelo. Por ejemplo, en una serie británica que seguramente recordarás, The Young Ones (Els Joves en TV3), todo estaba permitido porque tal era su naturaleza absurda. Pero en una de James Bond no puedes hacer que el malo sea, de pronto, un alienígena porque eso sería ajeno a su estructura dramática.

  3. Tu argumento y tus ejemplos no me convencen.

    Qué me dices de series como Roma o películas como 300 (por nombrar algunos ejemplos), el cine siempre tiene que exceder o transformar la realidad si no ya no es arte.

    I’m sorry.

  4. Lo que quiere decir Selecus, es que en cualquier película, novela o obra de teatro, dentro de su estructura narrativa, tiene que haber una lógica dentro de esa realidad literaria que se ha construido.
    Si un personaje es un zombie, en la primera parte; en la segunda, tienen que seguir saliendo zombies. No puede ser que de buenas a primeras, pasen de poseidos a zombies. Entre otras cosas, porque no tiene nada que ver un poseido que un zombie.
    El argumento tiene que ser coherente, y la trama narrativa cierta homogeneidad en su tramoya desde el principio hasta el desenlace. Salvo que la base de ese argumento sea el surrealismo puro y duro.

    Asimismo, dicha logica literaria tiene que tener cierta lógica con la realidad. Si querían meter geos en esa edicio, el guionista se tendría que haber preocupado de documentarse de como actúan los geos, cuando se requiere su intervención.

    Y si quería meter curas exorcistas, tendrían que haberse documentado como la iglesia católica tiene regulada dichas actuaciones.

Los comentarios están cerrados.