Retribución

Cómo mola este palabro. En todos los sentidos posibles, viene a cuento de lo siguiente.

A uno le parece muy bien que un traductor pacte su sueldo en privado con un editor, más allá de las recomendaciones tarifarias que hagan determinados organismos. Aquí hay dos factores: el porcentaje y el anticipo sobre el porcentaje. Una manera correcta de enfocar el asunto es que cuanto más alto sea uno, más bajo sea el otro; pero como he dicho, queda a criterio de cada cual.

No obstante, hay editores españoles que lo pagan todo criminalmente a la baja. Por ejemplo, anticipos inferiores a 10€ la página y porcentajes de ventas inferiores al 1%. Dicen por ahí que si el traductor lo acepta es cosa suya. Cierto. También dicen que esa aceptación no puede coartar la perfecta ejecución del encargo. Falso. Y es falso no por una hipotética falta de competencia del traductor sino por lo siguiente: el editor que paga un anticipo ridículo sobre un porcentaje insultante sabe a lo que va y no espera que la traducción sea buena. Y si lo espera, es que es tonto del culo y se merece todo lo malo que le pase.

Tal conducta dice mucho no ya del editor como empresario sino como individuo que supuestamente aspira, por culto a la excelencia, a que el producto que genera sea impecable. Si publicas basura, da igual que el traductor sea malo y cobre poco porque el lector potencial y actual de ese libro no estará culturalmente capacitado para percibir el desaguisado. No vas a ofrecer Lagavulin en un Burger King, pero es que además ni falta que hace. Estaría fuera de lugar.

¿Cuándo aparece el problema serio? Cuando, como ya he dicho en el tercer parágrafo, alguien que pretende publicar algo de calidad contrata a malos traductores a sabiendas, pagando poco tanto de anticipo como de porcentaje. Y luego se queja. Tienes que saber en qué liga juegas, a qué juegas, cómo y por qué. En otras palabras, no puedes estar en misa y repicando.

Anuncios

6 pensamientos en “Retribución

  1. Ya lo decía Jesucristo en palabras de San Lucas:
    “Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario.”

    Digo yo que siendo tan píos en Planeta, pagarán bien ¿no?

  2. ¡Poneros en huelga! ja ja ja…Seleucus, el editor tiene la sartén por el mango y por ende pagará lo que le salga de salva sea la parte. Y hace de PM que para algo la editorial es suya, digo yo. A mí nadie me viene a decir lo que lo que tengo que pagarles a mis proveedores, alhamdulillah. Y lo de la excelencia y bla bla, ¿Cómo? un editor busca hacer caja, más que nada porque si empieza a soltar pasta a diestro y sinietro cuando luego vende unj libro de pascuas a ramos su garito se va al garete, como bien dices en el post previo.

Los comentarios están cerrados.