Dan Brown se despacha con The Lost Symbol

Hace muy poco, el 15 de septiembre, salió a la venta en papel en los Estados Unidos y el Reino Unido la última novela de Dan Brown, The Lost Symbol. SuperSantiEgo, sacrificándose por nosotros, ya la ha leído y creo que la recomienda a todo aquel que quiera descojonarse con algo a duras penas legible. Falta ver cómo saldrá la traducción al español que publicará Planeta. Me llegó que pagaron una burrada de anticipo (más de un millón de euros) por su próximo libro, superando la oferta de la editorial Umbriel, la que, hasta la fecha, lo había venido publicando. Y eso que dicho libro ni siquiera estaba escrito. Supongo que es éste.

Por lo que al formato digital de The Lost Symbol se refiere (para el Kindle de Amazon), en algún momento se ha vendido más que en papel, según leo en una entrada de Bitelia que no me queda clara expositivamente. No obstante, dicho fenómeno parece ser del todo nuevo, y no deja de ser curioso teniendo en cuenta que la novela estaba disponible en eMule y similares a las pocas horas de haberse puesto a la venta digitalmente. No tardaron ni medio día en reventar el sistema de protección anticopia de Amazon. Supongo que al final se darán cuenta de que los DRM no sirven para nada.

Para terminar, me aventuraré con una conjetura. He leído páginas de la novela de un modo más bien discontinuo y su estructura, típica de superventas anglosajón, da que pensar. Tiene 133 capítulos, una auténtica salvajada, y el parágrafo más largo que he localizado es de 7 líneas. A bote pronto, hay dos métodos de creación literaria que darían ese resultado:

1. El autor se hizo un esquema extraordinariamente minucioso antes de abordar mecánicamente la redacción de la obra. Es una manera muy profesional de enfocar el trabajo, y más usado de lo que parece. No deja nada al albur de la inspiración y garantiza la consecución del objetivo por lo que hace a la trama. Otra cosa es que la novela sea un ladrillo.

2. El texto se ha escrito a varias manos, coordinadas y supervisadas por el firmante, a saber, Dan Brown.

No me escandalizaría si la segunda opción fuera acertada. En términos generales, Dan Brown va a lo que va sin dárselas de gran literato. Es thriller masivo de ínfima calidad, puro y duro, y no se engaña a nadie. A nadie que no desee engañarse, se entiende.

Anuncios

19 pensamientos en “Dan Brown se despacha con The Lost Symbol

  1. Qué grande es Dan Brown. Yo creo que en el fondo, y con la tradición literaria y política de este país, los pícaros si no nos caen bien al menos los comprendemos de alguna manera. No sé, son ya como parte del paisaje.

    La novela es indescriptiblemente mala, pero tiene cierto aire de inocencia, no creáis. Con la fama que tiene Dan podría haber intentado escribir lo que le saliese de ahí, que el tipo es licenciado en literatura inglesa y debe saber lo que es la literatura buena, pero no, ni lo pretende ni lo intenta: hace otra novela exactamente igual a las anteriores pero incluso peor. Y dice que tiene ideas ya para doce novelas más con el mismo personaje. Porque eso es lo que sabe hacer y para más no le da. Es una forma de honradez, no me digáis que no.

    Supongo que hay que leer estas cosas como cuando vemos el Plan 9 o Manos, Hands of Death, con verdadero espíritu lúdico y comentándolo con los amigos. Aunque claro, esas películas no fueron taquillazos, precisamente.

  2. Lo de los minicapítulos tiene una explicación que he oído más de una vez en los lectores aficionados a ese tipo de libros:

    a – Es de la longitud ideal para echar una cagada. Lo cual nos llevaría a definiciones de ese tipo de libros que mejor dejo para el respetable.

    b – Es la unidad máxima de atención que se consigue a día de hoy de muchos lectores. Si el capítulo se alarga más o se mete en otras honduras en estos tiempos de exceso de información fragmentaria y que te lanzan como balas, el buffer de la mayor parte de la gente se satura.

  3. # Super Santi: “el tipo es licenciado en literatura inglesa y debe saber lo que es la literatura buena” ¿Estás seguro? Yo conozco amuchos licenciados, que coño, catedráticos de esto y de lo otro que no tienen ni puñetera idea de nada…por no hablar de que en cuestión de literatura la sensibilidad y el buen gusto de cada uno tienen algo qué decir…vamos, que esto no son matemáticas, y puedes estudiar mucho y seguir teniendo el gusto en el culo, con perdón, ¿no?

  4. Por “saberlo” quiero decir que sabe que existe y los nombres de sus autores. Vamos, que sabrá quiénes fueron Chaucer, Shakespeare, Faulkner y demás. Que los haya leído, entendido y sacado algo en claro de ellos, ya no me meto.

  5. El futuro a medio plazo de la mega industria del best seller es una dolorosa agonía. Exactamente igual que ha pasado con las mega ventas de las hiper compañías de discos.

    Dios bendiga al libro electrónico.

  6. La madre esperanzada “flipa” cuando su hijo menor (12 años) llega a casa y me dice: “mamá voy a leer la comedia divina de Dante, un profe me ha dicho que es un buen momento..y me apetece mucho” “Dear Seleucus What should I do?”

  7. “Moi aussi et moi non plus”.

    ¿Conoceis a alguien que haya leido a Zafon en Ingles? “The shadow of the wind….Oaw!!!

  8. Hoy, 16 de noviembre, mi madre (toda orgullosa) ha puesto el libro en mis manos (es fiel admiradora del señor ese). Después de asegurarme de que no quemaba he comprobado que, en efecto, ¡tiene 133 capítulos! … Siento haber dudado de la palabra de este blog pero es que hay cosas que hay que ver para creer.

  9. Pues no es record, como mucho medalla de plata: Vida y destino de vassili Grossman tiene tres partes de 74, 64 y 63 capítulos respectivamente. En total 201, ahí es nada. Claro que en mi versión son 110 páginas y en letra pequeñita…

Los comentarios están cerrados.