Por qué no hay que tener un blog

Después de varias conversaciones con amigos del ramo, le doy la vuelta a la pregunta de por qué hay que tener un blog: por qué no hay que tenerlo. El argumento más sostenido es la falta de tiempo. Cierto. Para tener un blog como Dios manda hace falta mucho tiempo, no ya para escribir sino para construirlo y mantenerlo informáticamente.

Pero el lingüista del grupo, y especialista desequilibrado en literatura española, me indicó otro camino con uno de sus golpes de genio. No lo dijo así exactamente, pero da igual. Lo que vino a decir es que en la fase final de la decadencia de la Civilización Occidental, todo blog es superfluo y vano.

Alea iacta est?

Anuncios

12 pensamientos en “Por qué no hay que tener un blog

  1. ¿Sólo todo blog es superfluo y vano? ¿No habéis oído hablar de

    “il brutto
    poter che, ascoso, a comun danno impera,
    e l’infinita vanità del tutto” ?

  2. En lo de la fase final de la decadencia de la Civilización Occidental “I partly agree” ya que ser madre implica cierta tendencia esperanzadora. Pero no es tan en vano ya que el último premi llibreter que compré de Mariolina Venezia fue justamente el del 2007 año que descrubí tu blog, fíjate lo que me he ahorrado…y las traducciones de autores griegos han sido un grato placer. Asi que ..It is up to you!!

Los comentarios están cerrados.