“Estamos preparando tu contrato”

Ésa es la frase que te sueltan en muchas editoriales cuando te encargan una traducción que no ha sido idea tuya y te piden que, para avanzar trabajo, comiences a traducir sin haber firmado contrato. Algo que, por supuesto, conviene evitar en la medida de lo posible.

Lo raro del caso, lo indignante por la incompetencia que implica, es que cuando estamos hablando de encargos del tipo mencionado más arriba, los contratos son casi siempre los mismos. En términos generales, una vez que la editorial en cuestión ha decidido usar un tipo de contrato, lo usará siempre con variaciones mínimas. Todas las cláusulas serán iguales, y lo único que variará será el nombre del traductor, su NIF, el título del libro y poca cosa más. En otras palabras: los contratos ya están preparados, e introducir esos cambios lleva cinco minutos cronometrados. De ahí que me pregunte cómo es posible que tantas editoriales tarden semanas en “preparar el contrato”. Se me ocurren varias respuestas, y a cuál peor.

Anuncios

2 pensamientos en ““Estamos preparando tu contrato”

  1. Benditos tiempos estos en que al traductor le “preparan el contrato”. Cuando yo traducía – allá por la segunda mitad del siglo pasado – me daban el original y una fecha tope, y ya está. Cuando entregaba la traducción o poco después, me pagaban (en este sentido siempre tuve suerte). Pero de contratos, nada. Es verdad que alguna editorial, en algún momento de la traducción o una vez terminada, te pedía que le firmases un papelito, creo que renunciando a cualquier derecho sobre la traducción. Pero esto no era lo normal, ni siquiera de eso se preocupaban.

    En cuanto a inflar la importancia de contratos que siempre son iguales, saben mucho de eso notarios y abogados, que, por redactar documentos, escrituras, etc., que ya están redactados, se llevan una pasta que sería la envidia de cualquier traductor honrado..

  2. Para mi lo peor eran las suculentas retenciones de i.r.p.f que jamas declare ni recupere…que tiempos aquellos…

Los comentarios están cerrados.