Cubiertas polémicas

Un amigo traductor que debería tener un blog me envía este vínculo a El País (aviso por si falla, que ha fallado: tiene que aparecer la cubierta del libro). En resumen, que se ha montado una buena porque la editorial Bloomsbury puso en la cubierta de la novela Liar a una chica blanca, cuando la protagonista es negra.

Decisiones inexplicables al margen, tomadas apelando a tonterías como que los lectores no quieren ver caras negras en las cubiertas, llama la atención que el tiraje ya esté retirado de Amazon. He encontrado la segunda edición directamente, con la foto de un bellezón negro (mulato, realmente), a pesar de que dicho volumen no estará a la venta hasta el 29 de septiembre.

Uno, que no por pereza sino por efectividad, suele simplificar todo proceso apelando a la navaja de Occam, no deja de sorprenderse de que el personal se complique la vida de modo tan absurdo. A menos que todo se haya hecho precisamente para que se hable del libro y se venda más. No sería de extrañar.

Anuncios

3 pensamientos en “Cubiertas polémicas

  1. La moral dice qué conviene (xque se vende, xque no vas preso, xque te premian…) y qué no. La ética te dice qué es mejor y qué peor, caiga quién caiga, qué deseo es indeseable, qué cosa es injustamente exlusora…
    Lo políticamente correcto es una deformación de un intento de evolución de la base ética. Clinton llamando “hermano afroamericano” a Mandela (en su presencia, con sonrisa piadosa) es un esperpento.
    Esta gente es un grosero grotesco del esperpento clintoniano. Creían que no les convenía.
    Cuando la muerte de Franco condujo al consumo de libros, al tiempo que llegaba el destape, El Idiota se publicaba con una tía en bolas en portada y el título “Las bragas de la condesa”, para reunir ambas instancias: que te vieran con un libro y que tú vieras tetas.
    Ma sí, todos somos berlusconi, clinton y fgonzález

  2. Los estadounidenses son raritos para las portadas, sí. En el mundo de los videojuegos es conocido el lavado de cara que sufren muchos títulos japoneses para dar una impresión de dureza y/o peligro al estilo de las películas de acción.

Los comentarios están cerrados.