La 6ª Feria del Libro de Tesalónica

Estuvo bien mientras duró. El primer día siempre es un desierto, pero luego se va llenando. El trato con los editores locales ha mejorado de pronto, y seguro no tiene nada que ver con que yo esté creando una editorial en Londres y que me interese por sus libros, hecho que les proporcionará beneficios económicos a la larga. Todo es pura casualidad.

En la Feria, abierta al público, las editoriales venden libros sin descuento. Ya me contarán qué diferencia hay entre comprar allí o en una librería. Un notas quiso pagar tres libros (unos 45€) con un billete de 500€. El delegado tesalonicense de la editorial ateniense lo miró con cara de “Pero ¿tú eres tonto del esfínter?”, y entonces el otro se guardó el billete destinado a un banco en Suiza y se sacó del bolsillo uno de 50€. Los hay que nacen listos y los hay que intentan pasarse de listos. Tendría que haberlo grabado.

Lo de Alitalia ya es de cachondeo absoluto. Me pregunto cómo continúa existiendo. Y cómo no se caen los aviones.

En fin, que no quiero aburrir al personal con historias para no dormir. Vamos directamente a las imágenes. La mejor la perdí por falta de reflejos: una tipa en moto con un perro (grande) entre las piernas. Los dos sin casco. Lamentable (lo de mis reflejos, se entiende). Así que ahí va el microvídeo del monumento a los caídos en la Guerra de Corea y unas cuantas fotos en Flickr.

Anuncios