Universidad púbica

No, el título no es un error.

Si alguien se pregunta por qué las universidades españolas están en caída libre (y lo que queda), quizá halle una parte de la respuesta en lo que voy a explicar. Hace unas semanas, la patulea okupa tenía medio bloqueado el edificio central de la Universidad de Barcelona (Plaza Universidad) en otro acto “reivindicativo” (para usar la cursilada de TV3). La verdad es que uno no deja de sorprenderse de que las autoridades permitan que actúen así individuos a quienes ni siquiera se les permitiría embarcar en un vuelo de Singapore Airlines.

Así las cosas, esa gentuza usaba las aulas no sólo para dormir. Y es que, llegados a cierto punto, los representantes de los okupas se dirigieron a las instancias universitarias para que les permitieran okupar más aulas. El motivo: las okupas lesbianas gritaban tanto de noche, en el cénit de sus orgasmos, que no los dejaban dormir.

Salvando las distancias (o no, porque no me extrañaría que sucediera lo mismo), en Grecia es normal que, cada año, algo así como una cuarta parte de las horas lectivas se pierdan porque los anarquistas balcánicos bloquean violentamente las universidades públicas. Un profesor de la Facultad de Filosofía de la UB, sabiendo que he vivido tres años en Grecia, me preguntó atónito cómo era posible que le llegase una alumna griega de 21 años a través del programa Erasmus y que no supiera quién fue Aristóteles. Mi respuesta lo dejó más atónito si cabe. No sorprende que las universidades griegas sean un desierto cultural. Y no será por falta de buenos especialistas, que los hay, sino porque el sistema se ha colapsado por la ineficacia generalizada propia de un país instalado en la dejadez más absoluta (os recuerdo que en Grecia uno no se saca jamás el carné de conducir si no entrega discretamente un sobre con 300€ al examinador; incluso los sobornos tienen tarifa fija). Viendo el panorama, un amigo griego, neurólogo liberal, me dice que las cosas sólo se solucionarán allí cuando el Estado helénico quede abolido para que Bruselas gobierne el país directamente; otro amigo, periodista de extrema izquierda formado en Alemania, confiesa perplejo que no sabe cómo continúa existiendo su país.

Volviendo a España y a los orgasmos universitarios, el Plan Bolonia, que es un buen plan, no va a arreglar nada porque aquí el problema es otro, y mucho más profundo. No es académico sino sociológico y filosófico, e íntimamente vinculado a la psicología de las masas.

Anuncios

10 pensamientos en “Universidad púbica

  1. Las movidas de la universidad me han pillado un poco lejos este año, así que ni entro ni salgo. Desde mi punta de vista, no obstante, buena parte de responsabilidad recae también sobre la espaldas de los profesores. En la Facultad de Filología de la UB yo he perdido un tiempo precioso porque tal o cual profesor perdía la mañana entera aprendiendo a encender el proyector y el PC (estás en las aulas, sí, pero si no sabes cómo funcionan nadie te obliga a usarlos), o porque llegaba sistemáticamente con 20 minutos de retraso, o porque se pasaba la hora glosando vida y milagros de su maestro Blecua, o porque “improvisaba” una supuesta clase acerca de porque el erotismo es cosa de tres y no de dos. Si el alumno, además, es zoquete, es normal que no aprenda mucho a menos que ponga bastante de su parte. Lo surrealista es que luego los aprueben con nota. En fin, para decir que lo de la “okupación” quizá también, pero no sólo.

  2. Bueno, lo de los fósiles que okupan la universidad en ese sentido es histórico. Como que hay una profesora cuya tesis se la escribió su marido. Y todo el mundo lo sabe. Y no pasa nada.

  3. Lo jodido es que no son sólo los fósiles, sino también gente que ronda la cuarentena y la cincuentena. Cosa aparte son los trepas o falsarios como la profesora que dices (qué intriga, quién será…). Yo a lo que voy aquí es a la actitud en clase: de nada me vale que el profesor X sea premio Anagrama de ensayo (por decir algo), si no sabe explicar un temario.

  4. No te metas con Grecia, ni con Portugal, ni tampoco con Italia. Gracias a esos países hermanos no estamos a la cola de Europa en la media salarial, analfabetismo y corrupción.

    A veces me preguntan por qué no seguí en la universidad hasta hacerme mi huequecito o agarrarme como fuera como una garrapata, si muchos de mis amigos creían que yo podría tener futuro allí. Pues por falta de estómago y por incompatibilidad de carácter, ¿por qué si no?

  5. Sigo su blog con interés (y lo seguiré haciendo), pero me ha decepcionado un poco esta entrada, demasiado faltona y simplista para mi gusto.

    Les remito a tres artículos sobre Bolonia de profesores que nada tienen que ver con “okupas lesbianas” y que, sin embargo, dieron su apoyo a las movilizaciones:

    Joan Subirats (Ciencia Política UAB):

    http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Bolonia/laberinto/universitario/elpepiespcat/20080612elpcat_3/Tes

    José Luis Pardo (Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid):

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/descomposicion/Universidad/elpepiopi/20081110elpepiopi_12/Tes

    Manuel Cruz (Filosofía en la UB y director de la revista Barcelona METROPOLIS):

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/peor/casa/Bolonia/excusa/elpepiopi/20081201elpepiopi_4/Tes

    Un saludo!

  6. Varios incisos:
    1) Slo de las okupas lesbianas es cierto, que le den por culo al Cabo Verde ya mismo; yo me voy para allá ya mismo.
    2) Lo de los carnés de conducir por sólo 300€ y sin examen me parece cualquier cosa menos ineficiente.
    3) En cuanto a las universidades, todo el mundo que no sirven para nada más que para tener a los chavales netrenidos unos años. Joder, si no pueden hacer botellón ni drogarse, algo tendrán que hacer los pobres…
    4) Secundo lo de las privatizaciones y me ofrezco como proveedor de servicos de seguridad. ¿A quien le paso presupuesto?
    Sin otro partyicular, reciban mi más cordial saludo. Pónganme a los pies de sus señoras.

Los comentarios están cerrados.