Más acerca de los libros electrónicos

Volúmenes de negocio previstos. Leído en Librios y bitios.

Anuncios

6 pensamientos en “Más acerca de los libros electrónicos

  1. Disculpad por daros el “coñazo” con el tema infantil/juvenil…
    Observo que los “pre” y adolescentes tienen un control de los temas informáticos y de internet impresionante y que para la lectura recurren al formato libro clásico de papel. Up to when?

  2. Pues veo que en el artículo de El País no lo dice, pero recuerdo una cosa que dijo Eco hace varios años, aunque no era sobre el libro electrónico sino sobre poder descargarse los libros de internet. Muy bien, decía él, pero en lugar de descargarme Macbeth y luego imprimírmelo me bajo a la tienda de la esquina y me compro la edición de Penguin por tres libras.

    Dependerá de lo que a uno le apetezca leer y de lo accesible que sea, pero desde luego, quizá porque estamos acostumbrados, es más cómodo leer en papel.

  3. Avantidisplay, el libro electrónico aún tiene que ser más manejable y barato. Por el momento son trastos, como los primeros móviles.

    Bárbara, lo bueno del libro electrónico es que si te cambias de casa a menudo (o viajas mucho), te llevas mucho intangible intelectual en un disco duro en lugar de cargar con bibliotecas enteras.

  4. Desde luego, si quiero leerme “Macbeth”, yo también me bajo a la librería de la esquina. Pero depende también para qué queramos el libro. Caso personal: en el último libro que traduje se citaban varios pasajes de la “Recherche” de Proust. Sin la obra digitalizada, servidor habría sido absolutamente incapaz de localizar las citas, porque 3.000 páginas son muchas páginas. O pensemos en las posibilidades de Intratext.com, que permite trabajar con herramientas de corpus. Me parece más que curioso que la gente del ámbito de la filología, que puede sacar grandes ventajas profesionales de la digitalización, sea la que se pone más a la defensiva y la que esgrime argumentos más ridículos.

  5. Yo hace un año que tengo un lector de libros de Sony, o portalibros como recomienda la RAE. Una vez uno se acostumbra, la verdad, es la mar de cómodo. Para los que tienen problemas en la vista puede ser una bendición porque puedes poner la letra más grande, por ejemplo.

    Y sí que todavía está en pañales la tecnología de tinta electrónica, y resulta caro si uno lo piensa. Pero de aquí a pocos años los habrá ya con pantalla de un tamaño más que respetable, DIN A5 o así, y a color, se podrán leer revistas y de todo con una calidad inmejorable. Entonces sí que se verá lo que ocurre con la lectura en general y qué pasará con el papel.

Los comentarios están cerrados.