Lectura obligatoria

Hablando con una amiga acerca de que La sombra del viento sea lectura obligatoria en algunas escuelas, se me ocurrió escribir esta entrada. Malos profesores los ha habido siempre, mas ahora parece que abundan en demasía. Signos de los tiempos, diríamos bajo un punto de vista teológico. Uno no puede evitar la perplejidad más extrema cuando en el país no ya de Cervantes (evitaré tópicos) sino de Emilia Pardo Bazán, muchos profesores de literatura en general, y de lengua española en particular, ponen como lectura obligatoria a Carlos Ruiz Zafón o a John Boyne y su niño con pijama rayado. (Aprovecho para aclarar que el título más correcto sería El niño con el pijama a rayas, no de rayas.) Libros que ni aportan nada ni llevan a ninguna parte.

Es lamentable que el nivel de formación que atesoran (es un decir) algunos profesores sea tan bajo. Si un licenciado en Filología no está capacitado para discernir qué textos son convenientes para la correcta formación del alumno, la transmisión del conocimiento se trunca. Pues como aseveró Aristóteles en la Ética nicomaquea:

“[…] Por eso hay que recibir cierta educación desde la juventud, como dice Platón: para alegrarse y entristecerse como es debido. Ésta es, efectivamente, la educación correcta.”

Mañana me extenderé en esto.

Anuncios

13 pensamientos en “Lectura obligatoria

  1. Recuerdo que cuando por ciertos azares terminé haciendo el CAP de filología, los mismos profesores entonaban el mea culpa porque habían abandonado la lectura de los clásicos en clase primero por literatura juvenil, y después por libros populares en el momento, si es que no era muy gruesos.

    Por lo menos eso para mí explica algunas cosas.

  2. Ah, el mítico CAP que no hice ni haré. Un día me contaron cómo nació. Unos amiguetes del Ministerio de Educación se lo inventaron para sacarle pasta a la gente. Luego vieron que era poca y lo doblaron, a dos años, si no me equivoco. País de mafias.

  3. Creo que ya he hecho esta pregunta más veces pero, ¿Y qué más da lo que manden leere n las escuelas? Al final es que es un gañán y tiene mal gusto va a leer mierda porque es lo que pide el cuerpo, independientemente de lo que le digan en la escuela. Y viceversa. Sinceramente, si la gente lee malos libros, peor para ellos. En mi opinión un chateuabriand “saignant” está mejor que una hamburguesa del Burger kIng, pero si el personal quiere Burguer, pues allá ellos. ¿Dónde está el problema?

  4. Bueno, la verdad es que me parece que Mutawakil bin al farsi tiene razón.

    En realidad el colegio no sirve para nada, en ningún sentido.

    A mí me da igual lo que lea la gente, mientras yo pueda leer lo que me da la gana a mí.

    En cuanto a los profesores, muchos problemas se arreglarían si cobrasen seis mil euros al mes.

  5. Bueno, bueno, señor Mutawakil (hola, qué tal) y señora. o mejor, doña Bárbara, no nos vayamos por la boutade rompedora y egoistona, porque por ese camino puede ocurrir que al final sólo se editarán “malos libros” o, más claramente, que nadie, ni siquiera el gran Mutawakil, podrá comerse un chateaubriand “saignant”, porque ya nadie sabrá qué es eso ni cómo se hace, hélas!

  6. Supongo que estas al corriente Dear Seleucus que hay escuelas o una escuela en Barcelona que “viaje con Venus” es lectura obligatoria en la ESO asi como algun que otro buen libro. “There’s everything in God’s path”. Y como madre no me da aigual que lean lo que sea…”Start right may mean continous well”…

  7. Avantidisplay, sí, en el Loreto-Abad Oliba Terzakis ha sido lectura obligatoria. Y Antonio Priante. No en vano lo he llevado allí dos veces para que diera charlas a alumnos. Gustaron mucho los dos (los libros; Terzakis está muerto, por supuesto). Y de ahí las recomendaciones literarias que haré mañana.

  8. Doble nada. ¿y si sólo se editarán malos libros? Ya vendrían otros que los escribieran nuevos… es que me encantan estos discursos sobre la decadencia de nuestra sociedad bla bla bla y demás catastrofes bíblicas que luego nunca terminan de cumplirse…

  9. No seré yo quien se oponga a que las catástrofes bíblicas se cumplan, ni a que las latas se caigan de las Torres. Sólo puntualizo.

    Aunque ya decía el poeta:
    “Si quieres ser feliz como me dices,
    no puntualices, muchacho, no puntualices”

  10. A mí en el instituto me obligaron a leer el Quijote. Recuerdo que resoplé varias veces mientras leía. En efecto, el libro se me hizo eterno y árido, como los desiertos. Años más tarde ya pude leerlo sin sufrir.

    Creo que a los chavales hay que darles libros adecuados a su edad. Libros, por descontado, que sean buenos. Cuando salgan de clase ya leerán lo que se les antoje.

    Hace bien poco terminé la universidad. Se sorprenderían ustedes del nivel de garrulismo (lo escribo y luego me arrepiento; eso de ir insultando o, como dirían algunos, calificando, no es lo mío) que reina en las aulas. La gente sólo quiere ganar dinero (no digo yo que esté mal) y se olvida de todo lo demás. He leído escritos de compañeros universitarios y casi me da un infarto… No es cuestión de que las clases estén llenas de “Dostoievskis”, claro, pero es que hay cosas que asustan…

  11. Ayer entrando en el blog de una amiga internáutica tuve la oportunidad de ver un vídeo donde dos irreverentes iluminados se cagaban, mofaban o simplemente hacían justicia del peor truño literario de los últimos tiempos.
    Permite que te cuente una anécdota, el año pasado en la feria del libro de mi ciudad en Barcelona, el tal Zafón tenía una cola para firmar su truño que ni Bukowski, la gente hasta lloraba, así que ni corta ni perezosa me colé con un amigo a boicotearle, comentando a voz en grito lo desconcertante que era ver como gente que no había leído un puto libro en su vida, rendía pleitesía a un tipo cuyo talento es comparable al de una ameba. Casi me linchan, pero como me reí, si hay algo peor que un político corrupto es un escritor poco honesto y este lo es.
    Como lectora compulsiva- obsesiva desde los 8 años por razones que ahora no vienen a cuento, sólo puedo decir GRACIAS. Me reí tanto y fue tan reconfortante que alguien con unos whiskies de más (quién dice que el consumo de alcohol no ilumina y abre las mentes) una coherencia alarmante y un criterio literario por encima de la media abriera una nueva línea de pensamiento sobre estos escritores pajilleros, faltos de talento y con un nivel de ventas pueril. Que no lo podía creer.
    Truman Capote, el gran maestro decía ” que empezó a tener dudas cuando descubrió la diferencia entre escribir bien y hacerlo mal. Pero que fue alarmante cuando descubrió la diferencia entre escribir bien y el verdadero arte”. Dios “música para camaleones” me reconcilia con el mundo.
    A este ZaFÓN O Pajerón como yo le llamo ¿ nadie le ha dicho que haría un bien a la humanidad en general y en concreto a almas sensibles como la mía en particular? si simplemente se dedicara a cascársela más a menudo o quizá ininterrumpidamente y dejara la escritura a gente con verdadero talento?
    Y mi siguiente pregunta (y perdona por extenderme pero es que este tema me apasiona) ¿ por qué gente que compra libros porque los anuncia Matías Prats en el telediario de más audiencia o porque su marketing y asesores son mejores que los del BBVA? la misma gente que compra un libro porque les gusta la portada o porque hace juego con sus cortinas no se mete en una librería a buscar tesoros y descubrir autores como Mailer, PHILIP Roth, Bukowski, Zweig, Joyce, Johnn Donne y tantos otros.
    En fin, mi única conclusión es que estamos ante un panorama
    desolador sólamente soportable ante momentos como el que acabo de vivir viendo vuestro vídeo. Gracias de nuevo. ME da esperanzas para creer que no todo es oscuridad. Francamente prefiero someterme a una ablación sin anestesia con un cuchillo jamonero que a una lectura de Zafón, César Vidal, el iluminado Gala en sus momentos más onanísticos.
    Un saludo enorme.
    Pienso seguir este blog.

Los comentarios están cerrados.