En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano

La semana pasada reseñé Un pedigrí, microbiografía magistral de Patrick Modiano publicada por Anagrama. Hoy me da por empalmar directamente con En el café de la juventud perdida, micronovela de cinco monólogos. Cuatro versan acerca de la protagonista casi fantasmal del libro, una tal Louki, y el quinto (tercero en la serie) es el de la propia Louki. El eje espacial del asunto es un bar bohemio de la París de hace cuarenta años, el café Le Condé del título, donde la chica se refugia y llama la atención de los hombres, los mismos que monologan a lo largo de una obra de final tan sorprendente como magistral.

Y es que Modiano deja claro, una vez más, que es uno de los mejores narradores vivos, no sólo de Francia sino de todo el panorama internacional: expresivo sin ser artificioso, con las palabras exactas, sin que sobre ni falte nada, ejerce un magisterio incuestionable.

En esta ocasión, también traduce María Teresa Gallego Urrutia.

Anuncios