Mal de escuela, de Daniel Pennac

Este libro no es lo que parece ¿Qué parece? Otro ensayo acerca del sistema educativo público francés. ¿Qué es? No sólo eso sino también unas memorias, tan geniales como divertidas, escritas por un profesor que fue un zoquete a la sazón, como él mismo declara.

Daniel Pennac (Casablanca, 1944), hijo de militar francés cuyo apellido familiar era Pennacchioni (es decir, italiano), constituyó el paradigma de fracaso escolar. Nunca entendía nada, siempre pasaba de todo e iba a convertirse en la mancha negra en una tradición familiar académicamente impecable. Pero eso cambió. Algo terminó despertando en él, se convirtió en maestro y luego se retiró para dedicarse a la literatura de ficción.

Este volumen es una autobiografía no novelada, por más que forme parte de la colección “Literatura Mondadori”, donde uno espera encontrar otras cosas. El acierto editorial ha sido enorme. Es un libro cautivador, divertido hasta lo hilarante, donde Pennac recorre su vida y nos muestra el día en que todo cambió: un profesor con ojo vio que el chaval tenía mucho más potencial, especialmente literario, del que reflejaban sus notas pésimas. Lo gracioso es que lo detectó gracias a las excusas fabulosas que el joven le ponía para justificar que no hubiera hecho los deberes. De modo que le encargó, como trabajo de curso, la redacción de una novela de tema libre, bajo condición de que le presentase un capítulo semanal sin faltas gramaticales. Así comenzó la andanza de Pennac por el mundo de la literatura.

Recomendable no sólo para maestros o especialistas sino también para padres y alumnos que ya tengan una edad.

Anuncios