Defensa de la literatura griega en lengua española

Sic transeunt translatores mundi…

A nadie que siga este blog se le escapa que soy traductor de griego moderno. Con vuestro permiso, haré un poco de corporativismo a favor de los nuevos traductores de esta lengua, una generación alrededor de los 30 años que está tan (injustamente) poco valorada como la literatura griega del siglo XX. Hay más de lo que parece aunque Grecia se caiga a pedazos (literalmente y no sólo el Partenón), y si la literatura griega moderna no se ha hecho un lugar en el mercado español, a pesar del éxito de las novelas policíacas de Petros Márkaris, no es porque lo real y lo racional sean uno y lo mismo sino porque demasiados editores españoles son unos caguetas que no se la quieren jugar. Y porque gran parte de los editores griegos son una panda de payasos, todo hay que decirlo, incapaces de promocionarse en el extranjero como Dios manda. No en vano la inmensa mayoría de libros que voy a destacar se publicaron por iniciativa de las traductoras (indicaré los que sé con seguridad que no se publicaron de ese modo). Si tienes que esperar a que a un editor español le dé por traducir del griego, morirás de inanición.

Dicho esto, producto de mi afición por crearme enemigos innecesariamente, iré al grano refiriendo volúmenes publicados en lo que llevamos de milenio, así como a sus traductores (básicamente traductoras, y creo que todas con algún tipo de titulación en Griego Moderno por la Universidad de Málaga). Confieso que no he leído la mayor parte de los libros, mas conozco personalmente a dos de las traductoras que mencionaré y no tengo ninguna duda de sus capacidades. Por algo han sido alumnas de Vicente Fernández, una autoridad en España.

[Nota previa: aunque yo no use el sistema de transliteración que se usa en la Universidad de Málaga, reproduzco tal cual los nombres de los autores]

Adicción a la nicotina y otras obsesiones: 18 relatos griegos (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo). Antología de relatos griegos coordinada por María López y Leandro García. Creo que participaron dieciocho traductores, a uno por cuento.

Un melodrama (o casi), de María Efstaciadi (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo). Novela traducida por María Enguix y Eva Ruiz.

Historias enterradas (vivas), de Misel Fais (Berenice). Antología de relatos traducida por Julia Osuna y Esther Cruz.

Crímenes pitagóricos, de Tefcros Mijailidis (Roca). Novela negra, superventas en Grecia. Traducción de Julia Osuna por encargo.

El gato embalsamado, de Zomás Scasis (Miguel Gómez Ediciones). Novela traducida por Noemí Saura.

Las brujas de Esmirna, de Mara Meimaridi (Berenice). Novela histórica, superventas en la Hélade, traducida por Mercè Guitart.

Zigzag entre naranjos amargos, de Ersi Sotiropulu (451 Editores). Novela traducida a veintidós manos y coordinada por Julia Osuna.

Más allá de esos títulos, casi todos iniciativas de traductoras de mi edad, propongo dos más cuyos traductores llevan décadas en la profesión:

La señora Kula, de Menis Kumandareas (451 Editores). Novela traducida por Natividad Gálvez.

El museo de los números, de Dimitris Calokiris (Berenice). Antología de relatos traducida por Ioanna Nicolaidou y Vicente Fernández.

Y un apunte final para el futuro. A lo largo de 2009 aparecerán estos tres títulos:

La Konstantina i les teranyines, de Alki Zei (Cruïlla). Novela supuestamente juvenil que en realidad es también para adultos. Traducción catalana mía por encargo. La española, de Juan Manuel Ricotti y María Recuenco, lleva tiempo disponible.

La Virgen de las Aguas, de Lefteris Panusis (Ciudadela). Novela histórica ambientada en las Guerras Iconoclastas del Imperio Bizantino (las llamo así porque suena a Star Wars y mola más). Traducción de María Enguix por encargo. Será la quinta novela que salga de este blog-agencia literaria, la segunda griega después de Viaje con Venus. Quien desee echar un vistazo tiene el pdf con las primeras páginas en la pestaña superior de “Textos”.

La asesina, de Aléxandros Papadiamandis (1851-1911) (Periférica). Clasicazo griego de altura intergaláctica traducido por Laura Salas. A destacar que la versión es del original en cazarévusa (o katharévusa, otra manera de transliterar), no de la adaptación al griego moderno que se lee hoy día.

Confío en que algunos lectores de este blog aprovechen las compras de Navidad para salirse de los caminos literarios más trillados (aquí un blog centrado exclusivamente en la literatura griega moderna en español). Nada como saciar una incipiente curiosidad por la literatura griega entre canelones, pavo y Lagavulin.

Anuncios

6 pensamientos en “Defensa de la literatura griega en lengua española

  1. La verdad es que el único libro griego moderno que creo haber leído es “La papisa Juana”, de Emmanuel Royidis, en una traducción hecha a su vez sobre la que hizo Lawrence Durrell al inglés. ¿Es culpa mía, o de lo poco griego que se edita en España? Como dices, otras lenguas minoritarias tienen el mismo problema. Me imagino que la cosa irá cambiando en el futuro, ¡pero a ver si ese futuro es cercano, por la cuenta que les trae a los traductores! De todos modos creo que la aparición de todas esas nuevas editoriales pequeñas es motivo de esperanza.

  2. Siempre es de agradecer que se hable de literatura griega moderna en cualquier foro y que se rompa una lanza por sus traductores, así que, ahí va mi felicitación por este artículo. No obstante, me gustaría recomendar, a quienes estén interesados en acercarse a ella, mi Antología del cuento griego publicada por Alfaguara en 2005, porque se trata de una panorámica de la literatura griega contemporánea que cuenta con relatos de 35 autores desde finales del S. XIX hasta nuestros días.

  3. Voy a ver si le hinco el diente a Crímenes pitagóricos. Novela griega que recuerde, me gustó El tío Petros y la conjetura de Goldbach de Apóstolos Doxiadis. Además de leer con pasión a Márkaris.

  4. ME GUSTARIA SABER COMO SE DICE EN GRIEGO ANTIGUO,PERRO Y GATO.
    SOY VETERINARIA Y TENGO MIS DUDAS,PORQUE CUANDO PREGUNTO,CADA UNO ME DICE UNA COSA.
    ME AYUDAS?
    GRACIAS

  5. En griego antiguo, ‘perro’ es ‘kýon’ (κύων) y ‘gata’ es ‘galê’ (γαλη, no le pongo el acento circunflejo porque no puedo), palabra que también designa a la comadreja. El masculino no sé cuál es, pero supongo que ‘galós’.

Los comentarios están cerrados.