Entre Aldous Huxley y Richard Matheson

Por motivos profesionales, un amigo profesor me preguntó si veía alguna relación entre Huxley y Matheson. Pensé un momento y respondí que sí. Sus sendas obras maestras, Brave New World y I Am Legend, están claramente conectadas.

En la de Huxley, el futuro ya es totalitario. Atrás queda una guerra mundial letal que lleva a la creación de un gobierno planetario que borra todos los restos del pasado para empezar de cero: barren desde las pirámides de Egipto hasta monumentos modernos como la Estatua de la Libertad. La nueva humanidad no puede tener un referente pretérito. Vista al frente.

En la de Matheson, la segunda oleada de vampiros (los resistentes al sol) toma el poder, matando a los vampiros zombis de la primera oleada e instaurando un gobierno mundial que barre con todo el pasado. De esta guisa, Robert Neville, el protagonista, perece no sin antes saber que su nombre se convertirá en leyenda entre la nueva especie dominante. A los niños vampiro que no se porten bien, los padres no les dirán que vendrá el Hombre del Saco a por ellos sino que vendrá el último humano vivo, el que te clava una estaca en el pecho mientras duermes.

Fuera de esa conversación quedó 1984, de George Orwell. Pero algo de eso hay. En esa novela no se presenta un gobierno mundial sino tres grandes bloques (corríjaseme si yerro, la leí hace muchos años), y el Estado donde vive el protagonista reescribe el pasado cada vez que los dirigentes lo consideran oportuno. Literalmente, cambian los titulares de los periódicos en las hemerotecas o algo así. Eso me recuerda a un personaje femenino de Ubik, de Philip K. Dick, que tiene la capacidad de modificar el pasado de tal manera que el presente encaje con lo que ella desea. No recuerdo si Dick le puso nombre a tal facultad, pero debería tener uno griego.

Anuncios

3 pensamientos en “Entre Aldous Huxley y Richard Matheson

  1. “que tiene la capacidad de modificar el pasado de tal manera que el presente encaje con lo que ella desea. No recuerdo si Dick le puso nombre a tal facultad, pero debería tener uno griego.”

    Y lo tiene, seleucus, lo tiene. Se llama cinismo político (de “kinos” y “polis”, ¿no?)

  2. Si, por supuesto. Pero también dígase de una condición femenina que permite un “easygoing” de un presente en muchas ocasiones (o sea la mía) “too tied”.
    “I’m feeling blue today!”

Los comentarios están cerrados.