La sombra del interfecto

Es que la cosa es tan gorda que tengo que escribir una entrada.

Estaba en mi casa con ciertos amigos. Cuando saqué el Antiquary 12 Years Old, aproveché para bajar del estante La sombra del viento. Una manera como cualquier otra de jugarse la salud mental. Nuestro lector oficial de Zafón encontró al azar un pasaje descomunalmente criminal. No es que sea muy difícil en Zafón, pero todo tiene un límite. En dicha parte, el narrador está reunido con cuatro individuos. Y subrayo que todos están vivos. Bien. Dice:

“El interfecto me indicó que me acercase, como si quisiera susurrarme al oído. Dudé, pero me avine a sus condiciones.” [página 303 de la edición en tapa dura, negrita mía]

Casi se me cayó el whisky al suelo. Por si alguien dudaba todavía: 1) Zafón no sólo no sabe escribir (sintácticamente) sino que no sabe qué significan las palabras. Y lo que es peor, ni siquiera consulta el diccionario cuando duda (en el supuesto que dude alguna vez); 2) Nadie revisa sus textos. Que Planeta, empresa multimillonaria, se salte a la torera un paso editorial indispensable como el de la revisión de un texto es incalificable.

Y es que ‘interfecto’, querido Zafón, luz cegadora de la literatura española desde aquí hasta los límites del Sistema Solar, no significa ni ‘susodicho’ ni ‘interpelado’ sino nada más y nada menos que:

interfecto, ta.

(Del lat. interfectus, part. pas. de interficio, matar).

1. adj. Der. Dicho de una persona: Muerta violentamente, en especial si ha sido víctima de una acción delictiva. U. m. c. s.

Anuncios

10 pensamientos en “La sombra del interfecto

  1. Como ya os dije en su momento; creo que hiciste un buen trabajo grabando aquel video (lo del whisky…¿? ) dado que la sobredosis de “promo” del susodicho en las librerías es alucinante. El arte y la cultura es muy duro para casi todos…

    Veo bueno el dato de que el video ya se haya visto (no sé si es fiable ese númerito de Reproducciones: xxx ) en màs de 5.000 ocasiones.

    Seleucus, leyendo Vida y Destino me puse a llorar en un avión. Esto es más normal que lo de la pesadilla ¿verdad?

    Bye!

  2. Sí, el dato es fiable. Más de 5000 visionados del vídeo. Lo que me sabe mal es que los vídeos de escritores buenísimos como Priante o Vázquez-Rial no lleven ni 600.

    Vida y destino es genial. Pero no sé si es la lectura más adecuada en un avión (claro que peor sería un libro que se titulase Morir abrasado en el asiento 8C).

  3. Que Zafón escribe mal salta a la vista. Su atropello a la sintaxis clama al cielo. Eso sí: dile a tu amigo que antes de disparar revise sus diccionarios.

    interfecto, -a (del lat. «interfectus», part. pas. de «interficÕre», matar)
    1 adj. y n. *Muerto de muerte violenta.
    2 (inf.) n. Persona de la que se habla. Þ *Tal.

    2 Notas de uso
    En la 2.ª acepción se emplea jocosamente, consciente o inconscientemente de la impropiedad del empleo.

  4. La Moliner que diga lo que quiera. Como si me dices que ‘presidenta’ es correcto. Los adjetivos que terminan en -e no cambian y punto, lo diga quien lo diga. Y la segunda acepción de ‘interfecto’ es, sencillamente, inaceptable.

  5. No te alteres, seleucus. Recuerda que el de Moliner se titula Diccionario del uso del español. Lo que significa, supongo, que incluye todos los usos. Por ejemplo, amoto por moto, indición por inyección, esparatrapo por esparadrapo, arradio por radio. Ocurre que quizá el título habría de ser más exacto. Por ejemplo: “Diccionario del uso (incluido el paleto y garrulo) del español “. Con lo cual todos los zafones del orbe verían santificadas sus miserias. Hélas!

  6. Pero ¿Hélas no era Grecia?

    No, en serio. Que la Moliner hizo un trabajo titánico y hay que agradecérselo, desde luego. Pero yo no acepto la santificación por el uso en una lengua viva. En las muertas es otra cosa, porque ya no se puede hacer nada. Por ejemplo, en griego antiguo, cuando el sujeto es plural neutro el verbo va en singular. Eso está fosilizado y no se puede tocar. No podemos no aceptarlo.

  7. Si únicamente pudieramos usar las palabras incluídas en el diccionario de la RAE difícilmente podríamos entendernos en el desempeño de muchas de nuestras actividades diarias. Las palabras que la gente usa en su vida diaria son las que a algunos nos gusta usar al escribir, porque escribimos como hablamos, aunque a ojos de según quien nos haga parecer incultos.

    Se detecta cierta obsesión por denostar la obra de Zafón que sin ser de alta calidad literaria a mi me parece jodidamente entretenida; obsesión que no entiendo, no sé que se prentede demostrar ni que puede mover a ello. ¿Envidia, quizás?

Los comentarios están cerrados.