Dos citas de El hospital de la transfiguración, de Lem

En la novela vista ayer encontré dos parágrafos muy graciosos. Voy por partes:

“–Colega, pasa usted mucho tiempo con Sekulowski –le sermoneó–. Pregúntele por qué la literatura nos engaña tanto. Amigo mío, más de un amor se frustró porque el tipo necesitaba echar una meada, y le avergonzaba tanto decírselo a su dama que, simulando un repentino anhelo de soledad, corrió a esconderse entre los arbustos. Yo mismo conozco un caso así…” [página 209, traducción de Joanna Bardzinska para Impedimenta]

¡Cuánta razón tenía Lem! Cuando digo que el romanticismo es un movimiento ctónico, lo digo literalmente. Del polvo venimos y al polvo volvemos. Y que nadie me malinterprete.

La otra cita:

“[…] La historia de la literatura está llena de autores que cuando escriben una nota para la tintorería cuidan el estilo pensando en la edición póstuma de sus cartas… ¿Y qué decir de los médicos?” [páginas 238-239]

Los médicos suelen tener una letra y un estilo espantosos, pero se podría escribir una enciclopedia acerca de las obsesiones de los escritores por el estilo. Especialmente de los malos.

Anuncios

Un pensamiento en “Dos citas de El hospital de la transfiguración, de Lem

Los comentarios están cerrados.